¿Qué significa ser ingratos con nuestro Real Ser?

¿Qué significa ser ingratos con nuestro Real Ser? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Apreciados lectores:

Me permito enviaros, en este mensaje, unas palabras concernientes a:

¿QUÉ SIGNIFICA SER INGRATOS CON NUESTRO REAL SER?

En algunas ocasiones hemos abordado el tema de la INGRATITUD desde diversos puntos de vista. Empero, hemos de hacernos comprensivos de lo delicado que resulta para nosotros ser INGRATOS para con nuestra realidad interior.

Gracias a la Gnosis todos hemos llegado a saber que en nuestras profundidades tenemos a nuestro DAIMON PARTICULAR o REAL SER DE LA FILOSOFÍA HERMÉTICA. Asimismo, el V.M. Samael Aun Weor nos mostró un camino REVOLUCIONARIO a través del cual podemos, si lo recorremos correctamente, unirnos, integrarnos con esa ENERGÍA ATEMPORAL Y DIVINA.

Pero, como siempre, nunca podemos enfocar nuestros esfuerzos anímicos, psíquicos y físicos hacia un objetivo si antes no sabemos de qué se trata ese objetivo; pues, aunque muchos de nosotros hagamos oraciones dirigidas a nuestro REAL SER queriéndonos comunicar con Él, es imprescindible que las mismas sean hechas con GRAN FE CONSCIENTE y no con la FE CIEGA.

A este respecto resulta conveniente comprender que fue la voluntad de nuestro propio SER la que nos trajo a la vida, ya sea para cancelar deudas de existencias anteriores o para mostrarnos horizontes de infinitas posibilidades que se abren a toda alma cuando es insertada en la rueda de la existencia.

Así como existen los Ángeles de la Muerte, que están encargados de cortar nuestro cordón Antahkarana a la hora de nuestro fallecimiento, también es bueno saber que existen los Ángeles de la Vida, quienes, por mandato del SER y con el permiso de la GRAN LEY, conectan el zoospermo masculino con el óvulo femenino y permanecen en el laboratorio del vientre femenino durante todo el proceso de gestación uniendo moléculas, átomos, fuerzas, etc., para que vaya tomando forma el prototipo de lo que será nuestro futuro vehículo en este mundo tridimensional en el que estamos. Todo esto es una verdadera OBRA DE INGENIERÍA GENÉTICA llevada a cabo por los Ángeles de la Vida en concordancia con nuestro REAL SER INTERIOR. Es por ello que UN ABORTO es un ASESINATO EN TODA REGLA ante lo divino y ante lo humano, pues atentamos directamente contra la voluntad de nuestro Padre interior, a quien, cínicamente, rezamos el PADRENUESTRO y le vivimos suplicando ¡¡QUE SE HAGA SU VOLUNTAD ASÍ EN LOS CIELOS COMO EN LA TIERRA!! ENTONCES, ¿EN QUÉ QUEDAMOS? ¿Amamos o no amamos al SER por encima de todas las cosas, como bien lo indica el PRIMER MANDAMIENTO DE LA LEY MOSAICA…? Si no somos capaces de mantener nuestra lealtad hacia lo divino es porque, simplemente, SOMOS CRISTIANOS DE PACOTILLA, lo cual es muy grave.

Una vez que hemos sido traídos a este escenario, el SER ya tiene previsto todo: casa, ropa, alimentos, padres físicos, tíos, etc., etc., etc.; y nuestra madre nos amamantó con sus pechos el tiempo necesario para que fuésemos creciendo y, a la larga, tuviéramos un refuerzo de energías que hoy con la Gnosis llamamos VALORES BOBBIN-KANDELNOSTS. Indudablemente que estos valores, más o menos, dependiendo de cada caso, eran otorgados, con mediación de la GRAN LEY, de acuerdo con nuestros karmas y dharmas que trajésemos a esta existencia… Nada está sin ser previsto.

Lo que sigue luego es realmente sorprendente. Empezamos a vivir nuestra infancia, que es una época adorable ─a menos que, lamentablemente, un karma se interponga desde temprana edad entre nosotros y la alegría─. En aquellos días la INOCENCIA nos permite ver, sentir, palpar muchísimas cosas SOBRENATURALES que, desgraciadamente, olvidamos a medida que vamos creciendo y nuestros antiguos EGOS van entrando en nuestra anatomía oculta. ¡Por desgracia!

Llegamos a la pubertad y nuevos fenómenos comienzan a aparecer para servirnos de soporte en nuestra existencia. Adviene a nosotros la ENERGÍA SEXUAL que, por cierto, hoy, con el Gnosticismo, sabemos que juega un papel PREPONDERANTE en nuestra vida, junto a otras hormonas, que se encargan de dar consistencia a nuestros huesos, a nuestro cerebro y a nuestro cuerpo en general. Todo ello gratuitamente entregado por la bondad de nuestro REAL SER. Es en esta época cuando empezamos a preguntarnos muchas cosas que no entendemos en su origen… ¿Por qué existen las estrellas? ¿Por qué el SOL brilla tanto? ¿Por qué hay otros planetas en el Sistema Solar? ¿Por qué existen los animales, las diversas plantas, los ríos, las montañas, los mares…? Y un largo etcétera…

Siguiendo el curso de nuestra existencia llegamos entonces a la adolescencia y el planeta Venus nos influencia, despertando en nosotros la PUNZADA SEXUAL hacia el sexo contrario. Obviamente que en todas estas cosas no solo influyen los planetas, sino, asimismo, la Ley de Recurrencia. Lamentablemente, la adolescencia casi siempre termina siendo una FIEBRE DE ALCOHOL, BORRACHERAS, DROGAS, MASTURBACIONES, FORNICACIONES, CONDUCTAS REVUELTAS, etc., etc., etc., que, desgraciadamente, tendremos que pagar más tarde, a TREINTA AÑOS PLAZO, con enfermedades, turbaciones psicológicas, pérdida de potencia sexual a muy temprana edad y un sinfín de problemas que se acumulan ante nosotros.

Cuando llegamos a la JUVENTUD ─que es llamada EDAD DE LA RESPONSABILIDAD aunque hoy en día debería ser llamada EDAD DE LA IRRESPONSABILIDAD─, entonces nos encontramos con el dilema de buscar nuestro sitio en la sociedad, y allí acuden a nosotros muchas INCERTIDUMBRES, comenzando por no saber qué ELEGIR como profesión u oficio. Si finalmente logramos un espacio en el mundo social se debe, queridos amigos, únicamente a la sabiduría y bondad de nuestro SER, pues es Él quien mueve los hilos para que no nos quedemos tirados en la calle. Así es el Padre…

Lo curioso de todo esto es que esto lo viene haciendo nuestra REALIDAD ÍNTIMA desde la aurora misma de la Creación, desde el primer instante en que nuestra Mónada quiso venir a este Maha-Manvantara y muy a pesar de que en aquella época ─que la teología registra con el nombre de PARAÍSO TERRENAL porque no existía en nosotros aún el EGO ANIMAL─ le dimos la espalda a nuestra Mónada, la traicionamos y comenzamos a vagar por lo que luego se convirtió para nosotros en un VALLE DE LÁGRIMAS; esa fue la primera muestra ESPANTOSA de INGRATITUD. Muy a pesar de ello, el SER, en su infinito amor, nos ha estado observando desde entonces, conociendo de primera mano nuestras ATROCIDADES DE TODO TIPO, inclusive abogando por cada uno de nos ante la SALA DE LA JUSTICIA para que los castigos que merecíamos y seguimos mereciendo fuesen rebajados en su dolor y de este modo quizás pudiésemos llegar a sentir REMORDIMIENTO por lo que hemos estado haciendo a través de los siglos.

El CUARTO MANDAMIENTO de la ley mosaica nos dice claramente: ¡HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE! Y ¿cuál ha sido nuestra respuesta a este mandamiento? ¿Cuál ha sido nuestro homenaje a nuestro SER? ¿Cuándo lo hemos honrado? ¿Cuántas vidas nos hemos acordado Él? ¿Hemos llegado a reflexionar acerca de su existencia? ¿Hemos agradecido a Dios Madre el habernos gestado nuestro propio cuerpo que hoy tenemos? Etc., etc., etc. La respuesta es una sola: NI SIQUIERA SE NOS HA PASADO POR LA CABEZA EL RECUERDO DE NUESTRA RAZÓN DE EXISTIR….. Solo la Gnosis apareció en nuestro camino y detuvo nuestro LOCO ERRAR para comenzar a tener atisbos de por qué existimos, de dónde venimos, hacia dónde vamos, etc., etc., etc.

Cuando llega la edad madura empezamos a padecer diversas dolencias como consecuencia de nuestros abusos en las etapas anteriores de nuestra triste vida. Entonces, en lugar de entrar en reflexiones profundas para tratar de conocer cuáles han sido nuestros fallos, nuestra tendencia es la de PROTESTAR contra todo y contra todos, especialmente contra la divinidad.

Finalmente, ya tragados por la vida y sus diversas redes o trampas, comenzamos a ENVEJECER y nuestros sufrimientos y enigmas o incertidumbres empiezan a CRECER: y ¿qué me pasará cuando muera? ¿A dónde iré a parar, al CIELO O AL INFIERNO? ¿Existirá el cielo? ¿Existirá el infierno? ¿Será todo una simple mentira de las religiones? Etc., etc., etc. Siempre terminamos golpeando nuestra cabeza contra el muro por no haber hallado una respuesta satisfactoria.

Sin embargo, curiosamente, NUESTRO SER siempre quiso, de algún modo, llevarnos al camino del DESPERTAR DE NUESTRA CONCIENCIA con alguna inquietud: tal vez un sueño que nos impactó, una situación inesperada que nos asombró al tener que vivirla, o quizás ver las cosas que les ocurren a los demás; pero todo eso, lamentablemente, queridos lectores y lectoras, el YO SE HA ENCARGADO de quitarle importancia para que nosotros continuásemos en el SUEÑO TENEBROSO que nos ha convertido en máquinas que solo saben COMER, DORMIR, TRABAJAR Y FORNICAR; esa ha sido nuestra amarga realidad.

¿De qué nos sirven ahora nuestras oraciones que solo hacemos, muchas veces, por MIEDO y no por CONVICCIÓN PROFUNDA? Hemos de recordar que el SER es OMNISCIENTE y conoce los interiores de los interiores y los exteriores de los exteriores, ¡así está escrito en la Pistis Sophia!, y, por ende, conoce cuando somos sinceros y cuando solo hacemos la pantomima, ¡¡¡¡NO LO OLVIDEMOS!!!!

No debemos olvidar tampoco que el único objetivo de nuestra existencia es LLEGAR A CONOCER Y ENCARNAR AL SER, lo demás es absolutamente INDIFERENTE, VACUO, ABSURDO, por muy grandioso que a las multitudes les parezca. Hemos salido del Espacio Abstracto Absoluto y nuestro solo deber es regresar al mismo pero con LA EXPERIENCIA ADQUIRIDA a través de los milenios, en otras palabras, hemos de regresar al Padre AUTORREALIZADOS.

Séame permitido, para finalizar estas cuartillas, regalaros unas frases para la reflexión:

 «La Misericordia y la Verdad van juntas: ¡son el beso de la Justicia y la Paz!
Salmo de la Biblia

«Porque, aunque los atributos de Dios todos son iguales, más resplandece y campea a nuestro ver el de la Misericordia que el de la Justicia».
Cervantes

«Bienaventurados los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia».
Evangelio de San Mateo

«El misterio nos asedia, y justamente lo que vemos y hacemos todos los días es lo que nos oculta la mayor suma de misterios».
Amiel

«Cuando el corazón llora por lo que se ha perdido el Espíritu ríe por lo que ha encontrado».
Doctrina Sufí

SEA EN TODOS VOSOTROS LA GLORIA DEL ESPÍRITU UNA REALIDAD PALPABLE Y ETERNA.

Fraternalmente,
KWEN KHAN KHU

*

code