¿Qué significa en realidad hacer padecimientos voluntarios y sacrificios conscientes?

¿Qué significa en realidad hacer padecimientos voluntarios y sacrificios conscientes? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Os hago llegar unas líneas para haceros un comentario interesante acerca de:

¿QUÉ SIGNIFICA EN REALIDAD HACER PADECIMIENTOS VOLUNTARIOS Y SACRIFICIOS CONSCIENTES?

Muy apreciados lectores:

No cabe duda de que el cuerpo de doctrina que nos ha legado nuestro Avatara y Maestro Samael Aun Weor es absolutamente perfecto. Se percibe, a medida que vamos devorando nuestras enseñanzas y tratando de COMPRENDERLAS PARA VIVIRLAS, que, ciertamente, una enseñanza de este tipo y con esta profundidad no pudo proceder simplemente de una mente intelectualoide, no. Todo este maravilloso conocimiento solo puede haber tenido una fuente y se llama la ILUMINACIÓN.

Porque hay que estar ILUMINADO para tejer todo el contenido de esta sagrada y virtuosa teología gnóstica, y más aún para VISUALIZAR DESDE LEJOS todos los peligros que entraña la realización de ese peregrinaje místico que ha de conducirnos hasta el portal del Padre.

El CORPUS HERMETICUM GNOSTICUM es, hoy por hoy, la sola vía de AUTORREALIZACIÓN ÍNTIMA a través de la cual nuestro SER puede llegar a manifestarse físicamente en medio de este Kali-Yuga ULTRATENEBROSO EN EL CUAL ESTAMOS. Todas las otras vías ─religiosas, filosóficas, artísticas, etc., etc.─ ya dieron lo que tenían que dar y finalmente murieron, se apagaron como se apaga una vela cuando ha sido consumida por el fuego de lo insubstancial.

Empero, amigos y amigas, permitidme que os sea sincero en este tema. No basta con admirar nuestras enseñanzas, no basta con considerarlas claras y profundas, no. Es imprescindible, urgente, inaplazable, por los días angustiosos que vivimos, que enfrentemos la barrera energética indeseable que no nos permite acceder a la vivencia de las mismas. Esa barrera energética es el YO PLURALIZADO, el EGO, EL MÍ MISMO, EL SÍ MISMO, que, lamentablemente para nosotros, TIENE UNA FUERZA DESCOMUNAL que le hemos ido otorgando durante siglos por habernos entregado a su voluntad maligna traducida en DESEOS, APETENCIAS, PEREZA, FLOJERA MÍSTICA, ATEÍSMO, SENTIMENTALISMOS, APEGOS A LA VIDA RUTINARIA Y CIEN MIL COSAS MÁS de la misma calaña…..

El Gnosticismo nos insiste, una y mil veces, en la urgente necesidad de pasar por la DECAPITACIÓN PSICOLÓGICA y esto NO SON PALABRAS, esto ha de traducirse en HECHOS CONCRETOS, PALPABLES, VERÍDICOS y no en una simple palabrería de egoica retórica. Si el V.M. Samael no se hubiera entregado a la INCANSABLE LUCHA CONTRA SÍ MISMO jamás hubiera alcanzado la ILUMINACIÓN. Lo mismo le sucedió al Buddha Siddharta, cuyo nombre sagrado fue AMITABHA, y muy claro lo dejó el Gran Kabir de Galilea cuando pronunció aquella conmovedora frase: «El que quiera venir en pos de mí que tome su cruz [Alquimia], se niegue a sí mismo [muerte psicológica] y me siga»… Allí están reunidos los TRES FACTORES DE LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA muy claramente…..

¿Por qué quiso el V.M. Samael meditar a las cuatro de la madrugada acostado en el suelo y teniendo por almohada un ladrillo? ¿Sería acaso porque el Maestro era masoquista? ¿O acaso el Maestro era exhibicionista o mitómano? Nada de eso, queridos amigos. Lo hizo porque a la par que meditaba quería desintegrar todos los átomos de pereza que él sabía que estaban en su continente anímico y constituían un obstáculo para su avance interior. Igual didáctica aplicó cuando quiso eliminar sus agregados de lujuria, orgullo, etc., etc., etc.

Aún tengo muy vivo en la memoria algo que me tocó ver de cerca, muy de cerca. Había un compañero que cada vez que hacíamos cadenas en la Segunda Cámara en el D. F. mexicano comenzaba a bostezar espantosamente. Aquel hombre estaba prácticamente tragado por los Yoes de la pereza. Empero, el V.M. Samael, viendo que aquello era repetitivo en el susodicho señor, le espetó la siguiente frase un día, antes de comenzar una cadena: «¡De ahora en adelante, hermano, cada vez que hagamos una cadena tú estarás arrodillado y en el centro de la misma, y además con los brazos abiertos en cruz durante todo el tiempo que dure la cadena!, ¿me has entendido?».

Así fue, caro lector. Cada vez que hacíamos una cadena en la que este señor participaba, él se arrodillaba y se colocaba en el centro de la misma y con sus brazos abiertos en cruz. Lo curioso de todo esto es que a este hombre aquello le parecía IMPOSIBLE, pero, afortunadamente, aquel fráter se sometió a aquella dinámica y si al principio bostezaba, a medida que fueron pasando los días empezó a cesar en sus bostezos y al final ya no bostezaba más, aquel AGREGADO PSICOLÓGICO HABÍA DEJADO DE EXISTIR……

Cuando en una ocasión el V.M. Samael me ordenó ─sin darme explicaciones─ que por nada del mundo le escribiera a mi madre física, ni la llamara por teléfono, ni le mandara mensajes a través de alguien, durante dos años, a mí me pareció MUY DURO y, aunque no cuestioné al Maestro Samael nunca ni en mi mente ni con palabras, sí que me parecía extraño todo aquello y sentía que mi corazón se rompía en pedazos… Cuando pasaron los dos años, una mañana me dijo el Venerable: «¡Puedes llamar por teléfono a tu madre si así lo quieres!». Obviamente que quería y me fui corriendo a un teléfono público, disqué el número telefónico de la casa de mi madrecita y cuando ella me habló yo esperaba que a lo mejor me iba a hablar llorando sin parar; empero, para mi sorpresa, mi madre me habló tranquilamente y me preguntó pausadamente: «¡Hola, hijo! ¿Qué tal estás? ¿Cómo va tu Maestro Samael? ¿Está bien su salud? ¿Y tú cómo te encuentras?», etc., etc., etc. Resultó que quien se puso a llorar fue mi persona pero de alegría porque mi madre había dado un cambio extraordinario en su conducta. Ella pensaba que la Gnosis le había robado a su hijo, así me lo comentaban algunos amigos instructores que llegaban a México para entrevistarse con el Avatara. Estos amigos, además, me pinchaban diciéndome: «¡Qué mal hijo eres, Oscar! ¡Tu madre ha sido llevada dos veces al hospital por tu culpa! ¿Por qué no la llamas? ¿Qué te cuesta llamarla?». Etc., etc., etc.

Más tarde, un día pregunté al V.M. Samael por qué me había prohibido hablar con mi madre durante dos años. RESPUESTA: «Porque por culpa de ella abandonaste los misterios en una de tus existencias en el antiguo Egipto y no quiero que eso se vuelva a repetir». De tal modo, pues, estimados lectores, que el Maestro Samael me había hecho UN ENORME FAVOR anímico al haber roto en pedazos AQUEL AMOR LLENO DE APEGOS INDESEABLES que la gente muchas veces considera como algo muy hermoso, grandioso, cuando no son más que SENTIMENTALISMOS BARATOS que nos mantienen atados a la Rueda del Samsara. Esto, aunque suene muy duro, hay que COMPRENDERLO HONDAMENTE si es que queremos desprendernos un día de este desgraciado MUNDO DE ILUSIONES.

Si queremos vivir la Gnosis necesitamos, urgentemente, SER RADICALES EN LA MUERTE DEL YO, amigos y amigas… En este camino no sirven LOS PAÑITOS CALIENTES cuando se trata de CONVERTIR EN CENIZAS A NUESTRO QUERIDÍSIMO EGO.

Existen en nosotros estados psicológicos que tal vez consideramos hasta muy loables, pero de cierto os digo que a medida que avanzamos en la MUERTE MÍSTICA, vamos descubriendo que son CARETAS, MÁSCARAS de nuestro Ego animal disfrazándose de bonachón, paternal, maternal, etc., etc., etc. Disculpadme si hablo muy severamente sobre este punto, pero la verdad es como las tempestades: ¡cuando llega causa estragos!

Cuando al V.M. Samael la bendita Logia Blanca le ordenó que marchase por el mundo entregando el QUINTO EVANGELIO, la esposa que entonces él tenía ─su primera esposa─ le dijo claramente que no lo acompañaría, pero que lo dejaba en libertad para hacer lo que él considerase que fuese mejor. CONCLUSIÓN: ¡el V.M. Samael cogió algunas de sus pertenencias terrenales y la abandonó! En el camino, tiempo más tarde, conoció a la que se convertiría posteriormente en la V.M. Litelantes y con ella se pudo dedicar enteramente a entregar estas sagradas enseñanzas.

Hay que decir que aquello, aunque aquí lo estemos resumiendo en pocas palabras, fue un duro golpe, fortísimo, para nuestro Avatara, pues dejaba a aquella primera mujer con dos hijos pequeños. ¿Seríamos capaces de hacer otro tanto? Preguntémonos estas cosas, queridos amigos, para que no andemos QUERIENDO VIVIR UN CAMINO QUE ES SECO, ARDUO, ESPINOSO, como si fuera una senda llena de rosas. ¡Despertemos a la realidad, queridos lectores! ¡Despertemos! ¡Despertemos! ¡Despertemos! Hay que añadir que el V.M. Samael, cada vez que pudo hacerlo en su vida, le enviaba a aquella primera mujer una ayuda económica para que se pudiesen sostener ella y sus dos hijos.

Todas estas cosas merecen ser meditadas para que dejemos de ser pseudoestudiantes de la Gnosis, pseudomisioneros o pseudomisioneras. Conquistar el reino del SER es algo que produce espantosas desgarraduras morales y penas de variada índole. Por ello está dicho: «¡El cielo se toma por asalto y solo los valientes lo han tomado!». He allí el SER O NO SER de Shakespeare, amigos y amigas.

Recordemos al V.M. Aberamentho en su cruz y pensemos: ¿cómo se sentiría María, su madre, viendo aquello que le sucedía a su hijo?Y aún más sabiendo que todo aquello era el precio de un proceso que su propio hijo quiso seguir hasta el final… ¡Meditemos, meditemos, meditemos en todas estas cosas!

Os dejo ahora unas frases para la reflexión:

«La penitencia zurce los rompimientos de las culpas».
Aguado

«No hay humillación que sobre».
F. Nieremberg

«El potro, por castizo que sea, ha menester disciplina. Cuánto más el hombre que si da en fiera, y es fácil cosa de dar en tal, es la mayor de todas».
Quevedo

«La audacia da a veces el fruto que los cálculos más profundos no pueden conseguir».
Shakespeare

«Solo el que ama a Dios se ama sí mismo».
Hebbel

«SI EN EL VIAJE DE LA VIDA UN HOMBRE NO PUEDE ENCONTRAR UN COMPAÑERO MEJOR O AL MENOS IGUAL QUE ÉL, ES PREFERIBLE QUE CAMINE SOLO ANTES DE SER ACOMPAÑADO POR UN NECIO».
Dhammapada

KWEN KHAN KHU

1 comentario