¿Cómo diferenciar el fanatismo de eso otro que llamamos fe consciente?

¿Cómo diferenciar el fanatismo de eso otro que llamamos fe consciente? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Queridos amigos:

Me complace enviaros unas cuantas letras para hablaros de:

¿CÓMO DIFERENCIAR EL FANATISMO DE ESO OTRO QUE LLAMAMOS FE CONSCIENTE?

Desde hace muchos siglos, la humanidad ha estado viviendo, en muchas épocas y oportunidades, sumergida en FANATISMOS de diversa índole, ya sean estos políticos, ideológicos, religiosos, filosóficos, etc., etc., etc. Ciertamente, el FANATISMO es una FE CIEGA en algo o alguien, basada solamente en fantasías o ideas que no tienen una base lógica. En el mundo religioso esto ha ocurrido muchísimas veces y, sobre todo, en el seno de las iglesias conocidas como católica y esotra llamada cristiana ortodoxa.

En una ocasión, quien estas letras escribe tuvo una conversación con un compañero ligado a nuestras enseñanzas, y dicho amigo me narró un episodio que, realmente, me pareció increíble, pero era cierto. Me decía este compañero de la senda que él tenía un tío que era sacerdote católico. Así, entonces, mi amigo un día le preguntó al prelado:

─¿Tú crees, tío, que realmente María, la madre de Jesús, fue fecundada por una paloma?

A lo cual el prelado respondió:

─¡No creas en esas tonterías! ¡¡¡Eso ha sido creado como un dogma y hay que aceptarlo porque así lo manda la misma iglesia, pero eso no tiene lógica y no puede ser verdad!!!

Obviamente, aquel chico se quedó estupefacto al escuchar las palabras de su tío en torno a aquella pregunta que le había expuesto. Así pues, aquel amigo gnóstico comprobó directamente que muchísimas gentes, multitudes enteras, siguen determinados credos, con todos sus dogmas, por miedo a los infiernos o a no ser aceptados socialmente etc., etc., etc., todo lo cual es una incongruencia. En este caso cabe una pregunta: ¿y por qué, entonces, aquel tío seguía siendo sacerdote si él mismo no creía en lo que predicaba? Tal vez seguía ejerciendo el sacerdocio porque así se ganaba la vida económicamente y se aseguraba el pan diario…, eso es todo.

Empero, estas doctrinas religiosas, con esos dogmas de fe que más bien podríamos llamar FANATISMOS CIEGOS, han acumulado poder económico, político, social y hasta poder sobre las almas de las gentes durante milenios, llegando inclusive a extremos de radicalizar dichos fanatismos y transformarlos en persecuciones y ejecuciones de todos aquellos o aquellas que puedan ser considerados, según ellos, HEREJES O ENEMIGOS DE DIOS O DE LA «VERDAD»…

Los fanatismos, apreciado lector, jamás son buenos porque son paredones sin cimientos. Aun en la llamada FE JUDÍA existe la creencia, absolutamente errónea, según la cual EL DIA DEL JUICIO FINAL Y LA APARICIÓN DE SU MESÍAS ─que no es para ellos el V.M. Aberamentho─, entonces los muertos RESUCITARÁN DE SUS TUMBAS y la tierra toda se tornará un paraíso… ¡Así porque sí! ¡De la noche a la mañana! Esto resulta, a todas luces, otra falaz argumentación que no resiste un mínimo análisis racional…

Para que exista un paraíso sobre la faz de nuestro mundo es necesario que el pseudohombre que hoy camina por las calles de las ciudades se haya hecho de verdad HOMBRE y en base a eso sea capaz de desarrollar una vida paradisíaca. Solo el verdadero Hombre puede generar nuevas circunstancias o manejar la LEY DE EPIGÉNESIS, que le permitiría estar en contacto con el ánima de las plantas, de los animales, de los minerales y, asimismo, ese Hombre auténtico tendría poder sobre los elementos de la tierra, facultades estas que su propio SER le otorgaría.

Durante siglos y milenios la humanidad ha sido llevada como manada de borregos de un lado hacia otro, unas veces a la derecha y otras tantas a la izquierda, pero jamás ha estado en el centro de la realidad, es decir, en el TAO. Indudablemente que la culpable de esta desgracia es la misma humanidad que, al no haber DESPERTADO SU CONCIENCIA, se contenta con aceptar historias que otros le cuentan para formar parte de un conglomerado al que han pertenecido sus ancestros, aunque estos ancestros tampoco jamás hubiesen podido verificar la existencia real de lo que predican dichos dogmas infundados…

Políticamente hablando, caro lector, ya son historia todas las calamidades que el género humano ha tenido que soportar siendo guiada por líderes ciegos y soñadores de todas las épocas. Recordemos a Napoleón y sus guerras queriendo formar UN IMPERIO EUROPEO. Asimismo, recordemos a Hitler y su anunciado Tercer Reich que, según él, duraría MIL AÑOS. Todas estas barbaries tan solo trajeron una sola cosa para el común de los mortales: MIEDO, GUERRA, DESOLACIÓN Y MUERTE… ¿Qué pasó en Rusia con Stalin? Pues otro tanto. Para mantenerse en el poder aquel TIRANO SALVAJE hizo las llamadas purgas stalinistas que mandaron a la muerte a miles y miles de personas que no simpatizaban con su ideología. He allí el producto de la FE CIEGA…

Mediante la Gnosis, queridos lectores, el humanoide tiene la oportunidad, si la practica en serio y a fondo, de abandonar su crisálida fantasmal y llegar al verdadero estado humano que le concede entonces el estatus de HOMBRE. Este Hombre, con sus facultades psíquicas desarrolladas, llega a entender y comprender la verdadera realidad que se esconde en los reinos de la naturaleza, del cosmos y del universo mismo. Entonces, todo aquello que escuchó acerca de la existencia de Ángeles, Arcángeles o Demonios se convierte para él en una experiencia mística vivenciada directamente, no simplemente aceptada como una creencia.

Para un Hombre despierto no existen dogmas, pues mediante sus facultades podría verificar la multidimensionalidad del espacio y todo lo que el mismo encierra: dimensiones superiores o AEONES DE LUZ, o dimensiones inferiores ─léase: INFIERNOS─. El psiquismo despierto de todo Hombre verdadero le hace conocer eso que tanto se venera como Dios directamente, conectándose mediante la interiorización con su legítima realidad intrínseca y eterna como lo es EL SER. Puede hablar con su propio SER y llegar a conocer hasta su nombre sagrado para invocarlo cuando lo necesite. Este es otro mundo y esta es la verdadera percepción de los fenómenos que constituyen la vida en esta realidad tridimensional o en esos otros UNIVERSOS PARALELOS.

De este modo, amigos y amigas, el alma sale de su prisión psicológica para contemplar las maravillas de la creación por sí misma. No necesita tener miedo a nada ni a nadie, pues conociendo todo aquello que la Conciencia le va permitiendo verificar termina perdiendo el miedo hasta a la MUERTE MISMA.

Ninguna religión puede lograr el milagro de «re-ligar» las almas con su principio divino si no está cimentada sobre la posibilidad de la experimentación directa de sus argumentos. Así, por ello, podemos hablar de RELIGIONES MUERTAS y de RELIGIONES SOLARES que siempre han estado basadas en realidades y no en planteamientos teóricos creados para convencer incrédulos.

Nuestras enseñanzas, avezado lector, reposan sobre una plataforma doctrinaria milenaria que ofrece a quien las practica la posibilidad de descifrar las famosas interrogantes de la philosophia eterna: ¿quiénes somos?, ¿por qué existimos?, ¿de dónde procede la vida y hacia dónde vamos después de la muerte? La Gnosis nos enseña a crear FE CONSCIENTE sobre la base de la experimentación. Esa es la doctrina del apóstol Tomás cuando, estando frente al V.M. Aberamentho ya resucitado, le introduce su dedo en una de sus llagas para verificar por sí mismo si se trataba del Gran Kabir que había sido crucificado. Cada apóstol cumplió un papel en el drama jesucristiano y el papel de Tomás lo resume nuestro Patriarca en una frase: «No dependas de conceptos ajenos, sino de las realidades experimentadas»en el terreno de la existencia…

El Gnosticismo se ha mantenido firme a través de los milenios gracias a sus enseñanzas basadas en las vivencias directas experimentadas por todos aquellos que las han estudiado profundamente y las han intentado convertir en parte de su FE CONSCIENTE. Esta es la grandeza y el esplendor de nuestro evangelio. Todos aquellos que conocieron al Avatara de Acuario y hasta lo veneraron, pero nunca llevaron a la práctica sus sagradas enseñanzas, posteriormente abandonaron el Quinto Evangelio y volvieron a sus borracheras, a sus fornicaciones, a sus emociones inferiores, a sus adulterios, etc., etc., etc. Esas gentes admiraban al hombre que hablaba cosas nunca antes comentadas. Lamentablemente, para esos oyentes todo era un bonito discurso pero no algo para tomárselo en serio y convertirlo en disciplina a seguir durante toda la vida. Esas gentes nunca llegaron a poseer FE CONSCIENTE, continuaron con la FE DEL CARBONERO, con la FE CIEGA…

Permitidme ahora dejaros algunas frases que considero importantes:

«Hay quien en nombre de la caridad cristiana mata, quien para salvar al prójimo te lleva al quemadero. Cualquier idea sirve al fanático y en nombre de todas se han cometido crímenes».
Unamuno

«El fanatismo es a la religión lo que la hipocresía a la virtud».
Charles Palissot

«La fe comienza como un experimento y termina como una experiencia».
William Ralph Inge

«Dios es el comienzo, el medio y el fin».
Platón

«Suprimid a Dios y se habrá hecho la noche en el alma».
Lamartine

OM MANI PADME HUM.
Kwen Khan Khu

1 comentario
  • Teresa Hernandez 2020-05-19 at 21:44

    Muchisimas gracias VM Kwen Khan Khu por compartir tus reflexiones que nos estimula, alientan y llevan a la reflexión.