La purificación de las almas a través de la sangre del Cristo

La purificación de las almas a través de la sangre del Cristo 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Queridos amigos y amigas:

Me tomo la libertad de escribiros para haceros llegar unos comentarios sobre este grabado que realizó Dirck Volckertszoon Coornhert entre los años 1557 y 1561.

Este grabado fue bautizado como…

…LA PURIFICACIÓN DE LAS ALMAS A TRAVÉS DE LA SANGRE DEL CRISTO

Para comenzar nuestro estudio hemos de decir que, sobre una base en forma de cruz y patas con la imagen de los cuatro elementos de la naturaleza, se ve un enorme vaso en cual flotan corazones, algunos con figuras animalescas y otros ya purificados, mientras la Diosa Madre está haciéndolos girar y hace caer sobre ellos la sangre del Redentor. Interesante resulta el instrumento en cruz de la Madre Divina.

Sobre el vaso está escrita una frase en latín: «Non corruptibilibus auro vel argento redempti estis de vana vestra conversatione paternae traditionis, sed pretioso sanguine quasi agni immaculati Christi et incontaminati».

Traducción aproximativa: ‘Vosotros no habéis sido redimidos con oro o plata corruptible de vuestra vana conducta de la tradición de vuestros padres, sino con la sangre preciosa del Cordero de Cristo, inmaculada y no contaminada’.

Hemos de señalar que el gran recipiente en el cual flotan los corazones representa a la raza humana en general, y por ello hay entre ellos corazones deformados, corruptos, etc., y asimismo corazones conservados y que tienen forma normal. Para muchos teólogos, filósofos, alquimistas, etc., el corazón era la representación de las virtudes o vicios de la humana especie. Para los antiguos egipcios el corazón era quien determinaba la calidad de vida que una persona había llevado durante su existencia, y por ello representaron en sus jeroglíficos el famoso mural en el que se ve la ceremonia llamada el peso del corazón en la balanza de la justicia. Obviamente, esto sucedía en la región de los muertos una vez que la persona había fallecido.

Asimismo, ese vaso o gran recipiente que reposa sobre las figuras animalescas representativas de los cuatro elementos, nos muestra a la misma naturaleza de la cual nosotros formamos parte.

Como quiera que la misión de la existencia del ser humano no es otra que redimirse hasta ser purificado por las fuerzas crísticas o solares, es por ello que brota la sangre del Redentor interior o Christus íntimo, justamente para lavar nuestras faltas mediante la eliminación de nuestros agregados psicológicos con el auxilio de las aguas genesíacas manejadas por la Divina Señora o Dios Madre dentro de cada uno de nos.

Por ello, vemos a Devi-Kundalini en el trabajo de remover las aguas de la vida, pues es Ella quien blanquea nuestras aguas, es decir, nuestro Mercurio Filosofal, tarea que comparte con el Señor de Perfecciones o Chrestos íntimo. Está escrito, según la Gnosis de todos los tiempos, que solamente podemos ser redimidos o purificados con el auxilio del Señor interior. Es esto lo que nos permitiría alcanzar, esotéricamente hablando, la perfección de nuestros trabajos alquímicos cuando buscamos realizar la Gran Obra interior.

Interesante resulta el instrumento con el cual la Divina Madre remueve las aguas, pues se trata de una especie de espada que tiene terminaciones similares a los instrumentos hechos para hacer limpiezas. La terminación de esta espada tiene forma de cruz, viva alusión al poder destructor y creador del lingam-yoni.

Las patas de ese gran vaso tienen las formas de los cuatro animales de la Alquimia, a saber:

  • El toro: relacionado con el elemento tierra.
  • El león: relacionado con el elemento fuego.
  • El águila: relacionada con el elemento aire.
  • El pez: relacionado con el elemento agua.

Estos elementos son la base de la naturaleza misma, es decir, de la creación. También es importante indicar que el Chrestos está de pie sobre una Piedra cúbica, pues la Piedra Filosofal y el Cristo íntimo son, en el fondo, una misma cosa.

Al fondo de este grabado se puede apreciar a un peregrino que ha echado sobre sus hombros la cruz para intentar, mediante la Vía Seca de la Alquimia, alcanzar su Autorrealización o liberación.

Algunas informaciones sobre el artista:

«Dirck Volckertszoon Coornhert ─1522 – 29 de octubre de 1590─, también conocido como Theodore Cornhert, fue un escritor, filósofo, traductor, político, teólogo y artista holandés. Coornhert a menudo se considera el padre de la erudición del Renacimiento holandés.

Coornhert también fue famoso como teólogo. A los 30 años de edad, habiéndose interesado por la teología y deseoso de consultar a San Agustín, comenzó el estudio del latín. Entró en controversia con católicos y reformadores, con los cuales se negó a comunicarse. Dijo que, lamentablemente, se necesitaban reformadores, pero los que se llamaban a sí mismos como tales no eran del tipo que la iglesia requería, lo que se necesitaba eran apóstoles inspirados directamente del cielo».

Os entrego ahora, caros lectores, unas frases que bien vale la pena reflexionar:

«La mano izquierda del progreso se denomina fuerza, la mano derecha se denomina espíritu. El progreso es el gran hilo misterioso del laberinto humano».
Victor Hugo

«Progresar es marchar hacia la perfección».
Balmes

«El hombre no adelanta sino por medio del sacrificio; siempre que hay un progreso se puede asegurar que hay un mártir».
Concepción Arenal

«Solo debes tener afición a lo que te acontezca y venga destinado de la providencia, pues ¿qué te podrá ser más oportuno?».
Marco Aurelio

«Profundo es, por definición, lo que está lejos del conocimiento. Superficial lo que está conforme al conocimiento fácil y rápido. La oscuridad es profunda, dice el ojo. Profundo es el silencio, dice la oreja. Lo que no es es profundo de lo que es».
Paul Valery

ORA ET LABORA.
─‘Ora y trabaja’─.
KWEN KHAN KHU

*

code