La capacidad de sentir el dolor ajeno

La capacidad de sentir el dolor ajeno 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Muy amados amigos y amigas:

Quiero haceros llegar unas palabras concernientes a:

LA CAPACIDAD DE SENTIR EL DOLOR AJENO

Apreciados lectores y lectoras, mucho es lo que se dice o se comenta sobre el dolor que padecen nuestros semejantes, cercanos o no a nuestras vidas. Todo el mundo, mecánicamente, cuando está en presencia del dolor ajeno se limita a repetir frases huecas que sacamos de nuestra mente mediante la asociación de ideas, y con ese paquete de pensamientos hacemos brotar entonces de nuestros labios cosas como: «¡Oh, vaya, lo siento!», o quizás: «¡Qué cosas…!», o esta otra: «¡Lo lamento, lo lamento, lo siento…!».

Empero, resulta muy triste, debido al estado en el que nos encontramos, estar delante de una persona que está atravesando probablemente una enorme tragedia en su interior a causa de determinados eventos que han llegado a su vida, y que nosotros no seamos capaces de, realmente, solidarizarnos anímicamente con el afectado o la afectada. Esto, aunque parezca que no tiene trascendencia, sí que la tiene y mucha, sobre todo cuando se trata de intentar entender y asistir a los que llamamos compañeros y compañeras del camino

Me viene a la memoria una situación que pude conocer y que acaeció en un grupo de aquellos que existían allá por los años setenta en un país nórdico en el cual la Gnosis intentaba hacerse su lugar. Una mujer de dicho grupo entró en depresión debido a circunstancias dolorosísimas que estaba viviendo en aquel entonces. Los demás componentes de aquella Asociación sabían de lo que estaba aconteciendo con dicha señora, todos lo sabían. Empero, ningún compañero ni compañera se dignó hacerle una visita a aquella alma y tampoco nadie le telefoneó para saber algo acerca de su estado moral o anímico.

Aquella chica, a causa de su hundimiento interior, empezó a faltar a las actividades de nuestra Asociación, empero el resto de nuestros miembros siguieron las actividades como si nada… Nadie echaba en falta a aquella compañera. Todo el mundo estaba en su mundillo personal y eso les bastaba.

Un día de tantos, los miembros de esa Asociación recibieron la noticia fatídica que les hacía saber a todos que aquella mujer se había suicidado. Todos quedaron momentáneamente sorprendidos, pero lo peor y lo más curioso es que, pasado un día, inmediatamente TODO QUEDÓ OLVIDADO como si nada hubiera ocurrido. ¿Cómo es posible que esto ocurra? Y más aún dentro de algo que supuestamente llamamos ¿fraternidad?

Era curioso, muy curioso, ver al resto de los miembros hablar sobre lo acontecido. Tan solo se limitaban a repetir mecánicamente frases huecas y carentes ABSOLUTAMENTE DE AMOR O DE COMPASIÓN. Lo más grave resultaba el ver a aquellos compañeros y compañeras parafrasear frases gnósticas que, obviamente, se sabían de memorieta, tales como: «¡Bueno, le faltó más autobservación! ¡Así es el YO, ella no lo logró descubrir!». Etc., etc., etc…Y nadie se acercó al hogar de la fallecida para tratar de dar consuelo a sus familiares, ese fue el colmo.

Amigos y amigas, hemos de saber que el camino de autorrealización de nuestro SER implica, ante todo, desarrollar nuestras capacidades humanísticas solidarias, mucho antes que pensar en tener o no tener INICIACIONES, SERPIENTES, GRADOS, PODERES, MONTAÑAS y todo el largo correlato de cosas místicas que podamos ir viviendo a medida que vayamos haciendo nuestro peregrinaje… ESTO DEBE QUEDAR MUY CLARO dentro de nuestra psiquis, pues es la base para un día obtener una VERDADERA MAESTRÍA…

Esa ha sido la causa de que en el Gnosticismo contemporáneo creado por nuestro bendito Patriarca Samael Aun Weor, haya habido cantidades ingentes de situaciones absurdas relacionadas con compañeros o compañeras que, inclusive, estaban metidos en el Camino Secreto. A la Divina Madre y a nuestro Padre no les interesan los «Maestros de pacotilla», que son capaces de hacer discursos en un momento dado pero que en la vida cotidiana son simples hombres o mujeres de paja, insensibles y egoístas a más no poder.

Estas cosas, aunque no lo parezca, pertenecen también al DESPERTAR DE NUESTRA CONCIENCIA. Más aún, he de decirles que a MAYOR PORCENTAJE DE VERDADERA CONCIENCIA DESPIERTA, MAYOR SERÁ EL DOLOR QUE VAYAMOS SINTIENDO respecto a todo lo que nos rodea en este infernal Kali-Yuga. No estoy, en estas cuartillas, inclinándome a alabar a aquellos o aquellas que les encanta andar cantando por doquiera SU CANCIÓN PSICOLÓGICA, no. No me refiero a ese gesto ególatra de querer siempre ser el centro de atención de los demás. Me refiero a que necesitamos comprender la verdadera naturaleza de lo que se llama AMOR EN TODA SU EXTENSIÓN, nada más y nada menos…

He conocido a compañeros que, habiendo trillado parte del Camino Hermético, han perdido, en un momento determinado a su Padre o a su Madre y, cuando les he preguntado acerca de esos seres queridos, me han respondido: «¡Ahhh, mi Padre ya pasó a otro tipo de vida!», «¡Sí, mi madre murió, ojalá la auxilien!», y nada más. Tal como os lo estoy diciendo me han respondido a PALO SECO… Empero, esos compañeros se sienten MUY ELEVADOS, MUY TRASCENDIDOS y he preferido no entrar en controversia con los mismos.

Queridos lectores/as, hemos de ser estrictamente cuidadosos de crecer en forma integral. El verdadero crecimiento anímico ha de tomar en cuenta todos estos detalles, de lo contrario un día alcanzaremos a tener, quizás, UNA PIEDRA FILOSOFAL defectuosa que por supuesto perderemos en otro momento por carecer de UNA BASE SÓLIDA concerniente a todas estas cosas que acabamos de comentar. Es imprescindible desarrollar LOS FUEGOS DEL CORAZÓN, y eso no se consigue únicamente con alquimias, sino con el auxilio de la MUERTE DE NUESTRO EGOÍSMO y profundas reflexiones llevadas a cabo.

Lo que caracteriza a UNA PIEDRA FILOSOFAL ROBUSTA es, justamente, que todos sus ángulos hayan sido pulidos, y eso significa haber querido pasar, voluntariamente, por PROFUNDAS CRISIS MORALES mediante las cuales se van pudriendo y desapareciendo todos los RESABIOS Y ACTITUDES MECÁNICAS que hemos ido construyendo a lo largo de nuestras existencias con ayuda del MALVADO EGO ANIMAL.

En varias de sus obras, el V.M. Samael nos dice: «¿Queréis ayudar a un matrimonio que está a punto de romperse? ¡Trabajad a esa pareja con las fuerzas elementales del granado! ¡Así es como os iréis acercando a la naturaleza del Padre!!!».

Y ¿por qué nos comenta el Maestro Samael estas cosas? Pues justamente porque ¡NECESITAMOS DESARROLLAR EL AMOR PARA PODER VIVIR EL CAMINO Y PODER SER ASISTIDOS POR LAS DINASTÍAS SOLARES! ¡Aquel que tenga entendimiento que entienda, porque aquí hay sabiduría!

Termino, caro lector, añadiendo a este mensaje unas frases oportunas:

«Sufre con paciencia por Dios pobreza, enfermedad, trabajos y afrentas, y quedarás premiado».
Santa Teresa de Ávila

«Nos curamos de un sufrimiento cuando lo sentimos cabalmente».
Marcel Proust

«Sufrimos más a medida que más amamos. La suma de los dolores posibles para cada alma es proporcional a su grado de perfección».
Amiel

«Cuando el hombre ama de veras, su pasión lo penetra todo y es capaz de traspasar la tierra».
Rubén Darío

«El amor es el gran refugio del hombre contra la soledad; la inmensa soledad que le han impuesto la naturaleza, la especie, las leyes eternas».
Henri Bataille

TV NE CEDE MALIS.
─‘No cedas a los errores’─.

Vuestro hermano,
KWEN KHAN KHU