¿Por qué muchas personas tienen conflictos existenciales y dudan de la gnosis?

¿Por qué muchas personas tienen conflictos existenciales y dudan de la gnosis? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Estimados amigos:

Quiero mandaros un mensaje que espero que realmente os ayude a comprender:

¿POR QUÉ MUCHAS PERSONAS TIENEN CONFLICTOS EXISTENCIALES Y DUDAN DE LA GNOSIS?

Caro lector, siempre hemos reafirmado y explicado, siguiendo las palabras de nuestro Avatara ─V.M. Samael─, que la travesía hacia el encuentro con nuestro Padre o REAL SER es espantosamente ardua, árida, llena de negros nubarrones y plagada de peligros constantes por dentro y por fuera. Muy a pesar de que esto lo repetimos, una y otra vez nos encontramos con personas que sufren crisis emocionales y psicológicas, en otras palabras crisis existenciales, y hasta quieren optar por abandonar la Gnosis y adherirse a otros «maestros» o escuelas de misterios. El Maestro Samael nos dice que tales tipos de personas aún no están maduros para nuestros estudios y muchas veces es mejor que vayan a esas escuelitas de pseudoesoterismo para que, poco a poco, vayan consiguiendo algo de fe.

Incuestionablemente que la Gnosis respeta el LIBRE ALBEDRÍO de sus estudiantes, sean o no difusores, pues justamente el Gnosticismo está en contra de todos los dogmas y en contra de mantener a las gentes adheridas a sus enseñanzas en base a MIEDOS. Esto está muy claro.

Empero, en medio de este fenómeno bien vale la pena preguntarnos: ¿qué he hecho yo durante toda la vida que he tenido antes de conocer el Gnosticismo?, ¿cuántas veces he fornicado en esta existencia y en anteriores existencias?, ¿habré renegado de la divinidad tal vez en otras existencias?, ¿he sido una persona caracterizada por la paciencia?, ¿soy abnegado ante las inclemencias que me provocan los Agentes del Karma?, ¿recuerdo, acaso, los sufrimientos indecibles del Gran Kabir Aberamentho durante su calvario?, ¿algún Maestro se ha hecho a sí mismo de la noche a la mañana?, ¿tuvo que luchar día tras día el Maestro Samael hasta llegar a la culminación de su Maestría?, etc., etc., etc.

Estas preguntas antes expuestas han de ser motivo para la reflexión, estimado lector. Bien lo dice el Avatara: «En este camino nada se da por regalado, todo cuesta espantosos sacrificios, sufrimientos y muchísima paciencia»…

Hay que saber que la fornicación o la pérdida en general de nuestra simiente produce raquitismo espiritual y nos crea una atmósfera espantosamente fría a nivel energético, razón por la cual al YO le resulta muy fácil asaltarnos, ya sea emocionalmente, intelectualmente, sexualmente o instintivamente. No existe en la criatura humana de nuestros días un ESCUDO ENERGÉTICO que la proteja de las emanaciones de AHRIMÁN ─el Anticristo que todo ser humano lleva dentro─, y por ello todo devoto siente una RESISTENCIA MUY FUERTE de algo que se opone a sus propósitos de quererse redimir. Esto hay que entenderlo.

En una ocasión, aproximadamente treinta años atrás, en una experiencia astral, un Adepto de la Blanca Hermandad se acercó hasta mi persona para decirme: «¡Escúchame bien, no te quejes de no tener percepciones clarividentes, experiencias místicas trascendentales, facultades excepcionales, etc., etc., etc., pues todo llega a su tiempo. Has de saber que tu aparato psíquico ─y me mostraba una cámara fotográfica réflex─ está atrofiado por el Mercurio Seco y por eso tienes esos problemas ─y me señalaba entonces muchos hongos de color blanco adheridos a dicha cámara alrededor de su lente─. Con paciencia y perseverancia un día este Mercurio Seco desaparecerá de tu psiquismo y entonces podrás tener las percepciones que anhelas»…

Jamás olvidé aquella experiencia con aquel Adepto y desde entonces me resolví a trabajar, trabajar, trabajar sobre mí mismo sin esperar nada a cambio, sin esperar el fruto de aquellos y trabajos. Téngase en cuenta que en aquella época de mi vida un servidor estaba soltero y jamás recurrí ni a la masturbación ─a la que veía como algo muy desagradable y asqueroso─, tampoco a visitar prostitutas y mucho menos a querer fornicar con chicas que iba conociendo, pues solamente de pensarlo mi corazón comenzaba a palpitar inesperadamente sin poderlo controlar, todo lo cual me provocaba un estado de depresión y tristeza, a pesar de que todo se calmaba cuando olvidaba aquellos pensamientos…

Entonces, estimado lector, aun cuando en esta existencia no hayamos conocido la fornicación, es obvio que en otras existencias sí que la hemos practicado y, en mi caso personal, puedo deciros que solo me faltó la copa de campeón de la fornicación, pues concebía la existencia como un campo deportivo donde solo eso importaba: FORNICAR…

Empero, a todo este pavoroso panorama hemos de sumarle el daño cerebral que nos ocasionan los estudios de las famosas «universidades», las cuales destrozan unas conexiones sutiles de nuestro sistema nervioso que nos permiten acceder a fenómenos suprasensibles, con lo cual quedamos convertidos en robots que solo sirven para trabajar, comer, dormir y fornicar. Ese es el programa que el Anticristo ha creado para arrastrar a las almas a su reino y hacerlas olvidar y odiar todo lo que huele a divino. ¡Esta es la cruda realidad de la tan cacareada educación de nuestros días!…

Lo peor de todo esto está en relación con la Ley de Recurrencia que mantiene aprisionadas a las almas en la Rueda maldita del Samsara. Esto provoca situaciones como esta: si en una vida hemos conocido los misterios y nos han gustado pero se ha cruzado en nuestro camino un Yo lujurioso acompañado de una chica, que a su vez le gusta la lujuria, por ejemplo, entonces habremos abandonado nuestro propósito espiritual y habremos cambiado nuestra primogenitura por un plato de lentejas. Así somos de débiles… Esta misma situación se habrá repetido en sucesivas existencias con algunos cambios de fondo, pues tal vez habremos abandonado otra vez el camino pero en este otro caso porque nos han ofrecido un súper trabajo con un gran sueldo y, engolosinados por el dinero, le habremos dado nuevamente la espalda al Eterno, etc., etc., etc.

Me contaba el Maestro Samael que en una de mis existencias en el antiguo Egipto, cuando me faltaba muy poco para alcanzar la Autorrealización de mi Real Ser, abandoné los misterios, abandoné a mis hermanos del templo y me alejé de ellos porque un YO DE APEGO hacia mi madre física me provocó SENTIMENTALISMO al verla que había quedado sola, pues mi padre físico ya había muerto antes y ahora acababa de morir la única hermana que entonces tenía. CONCLUSIÓN: nuevamente el Anticristo se salió con la suya y perdí mi cuerpo físico años más tarde sin poder terminar de hacer el camino. ¿Comprendéis ahora por qué el Maestro Sivananda habla de que esta senda está llena de peligros por dentro y por fuera? ¿Lo entendéis y lo comprendéis? Porque si solamente lo estáis leyendo intelectualmente DE NADA SIRVE lo que he escrito en estas líneas… Esa fue la razón por la cual el Maestro Samael, cuando estaba aún físicamente con nosotros, me dio la orden de NO ESCRIBIR NI LLAMAR POR TELÉFONO A MI MADRE FÍSICA DURANTE DOS AÑOS ─ella era la misma madre física que tuve en el antiguo Egipto y estaba muy apegada a un servidor─. Incuestionablemente que cumplí al pie de la letra aquella orden del Avatara, pero mis amigos me escribían diciéndome cosas como estas: «¡Estás matando lentamente a tu madre!, ¡hace poco la tuvieron que internar en un hospital!, ¡vaya hijo que eres tú y encima te crees gnóstico! ¡Dónde está el amor a tu madre?», etc., etc., etc.Es obvio que todo aquello me producía terribles penas morales, pero siempre me decía a mí mismo: «Si el Maestro Samael me ha pedido esto es por mi bien, aquí debe haber algo que un día él me explicará». Efectivamente, después de aquellos dos años el Venerable Patriarca me dio permiso para ir a visitar a mi madre y, para mi asombro, mi madre me trataba como a un hijo pero sin los estados emocionalistas que antes se apoderaban de ella. La malsana recurrencia se había roto…

Si os cuento todas estas cosas, queridos amigos, es con el único objetivo de indicaros que NO OS DEJÉIS ATRAPAR POR LAS ARTIMAÑAS DE LA MENTE Y SU SEÑOR: EL ANTICRISTO…

Si hay algo a lo que tenemos que aferrarnos cuando la mente nos asalte con pensamientos de ateísmo o con dudas acerca de nuestro Avatara y su doctrina, ese algo se llama PERSEVERANCIA y esa perseverancia ha de ir acompañada de la PACIENCIA unida, asimismo, a la oración a nuestro REAL SER.

Cada quien es libre de aceptar o no a nuestro Avatara como verdadero Maestro de la Blanca Hermandad. Jamás impondremos nuestro Maestro a las multitudes ciegas y fanáticas del materialismo, pues ello sería una total PÉRDIDA DE TIEMPO. Tan solo quiero recordaros que rara vez en la historia de las humanidades aparece un individuo sagrado de la talla del Maestro Samael. ¡Eso os lo puedo jurar ante Dios y de rodillas! Sería muy largo, larguísimo, comentaros las miles y miles de pruebas que el Patriarca me regaló como parte de su sabiduría y de su OMNISCIENCIA.

Podéis leer a toda la gama de Maestros que desde siglos anteriores hasta el siglo presente han hablado del Camino Secreto o de la necesidad de encarnar al Padre. ¡Podéis hacerlo! Pero os puedo asegurar que ninguno de esos Maestros os hablará tan contundentemente acerca de la necesidad de ELIMINAR EL YO A FONDO y tampoco os hablarán de las claves, como el ARCANO A.Z.F., para fortificar vuestras almas. Entonces, si bien es cierto que antes de llegar a nuestro Padre, como bien lo dice el esoterismo de fondo, necesitamos la guía del Gurú, ¿por qué aborrecemos a nuestro Guía o Gurú? ¿Por qué queremos compararlo con otros pseudomaestros que nunca nos mostraron el mapa del camino como lo ha hecho el Maestro Samael? También es cierto que una vez que llegamos hasta el SER entonces dependemos de Él, pero un verdadero devoto agradecido nunca se olvidará de quien encaminó sus pasos hacia la GRAN LUZ ─léase: el SER─. Porque un verdadero Maestro no termina nunca siendo UN INGRATO. Eso se lo dejamos a las multitudes aturdidas y encerradas en sus propias estupideces que consideran muy importantes.

Un difusor o difusora puede ser considerado muy devoto porque hace muchas prácticas y las hace disciplinadamente cada día, pero si hacemos esas prácticas solamente con el ánimo de recibir resultados que se trasformen en fenómenos que nos engolosinen, estaremos en manos de la FENOMENOLOGÍA Y NO DEL AMOR HACIA EL SER. ¡¡¡¡En esto hay sabiduría, el que tenga entendimiento que entienda y el que tenga oídos que oiga!!!!

Espero haber llegado a vuestros corazones, estimados amigos.

Os acoto unas frases para vuestra reflexión:

«La persona más fácil de engañar y traicionar es uno mismo».
Lytton

«La traición supone una cobardía y una depravación detestable».
Barón de Holbach

«Acuérdate de conservar en los acontecimientos graves la mente serena».
Horacio

«No el poder mucho, sino el sufrirlo, es la verdadera fortaleza».
Antonio López de la Vega

Kwen Khan Khu