Mensajes para tu Alma

Mensajes para tu Alma 1590 900 V.M. Kwen Khan Khu

Indagar acerca de los entresijos de nuestra alma equivale a investigar a fondo los laberintos de la psiquis o del psiquismo, pues, como bien lo dice la Gnosis, el material anímico o esencial del humanoide racional está atrapado entre las redes del Ego pluralizado que cada persona lleva dentro.

Es por ello que el Gnosticismo se ha distinguido durante siglos y siglos por la inesperada búsqueda de lo Real, eso que en filosofía llamamos El SER.

Lo interesante de este planteamiento es llegar a comprender que para llegar a nuestro SER necesitamos despojarnos de toda la basura psicológica que todo hombre y toda mujer lleva dentro, y eso implica una revolución interior fortísima con la cual podemos alcanzar la llamada decapitación budista mencionada en los textos de aquella doctrina oriental.

Todo esto necesita ser recordado de instante en instante, de momento en momento, y esta es la razón que ha llevado al autor de este tratado, Mensajes para tu Alma, al haber constituido una obra mística con los diferentes mensajes que ha estado enviando a los interesados en el SABER HERMÉTICO.

Indudablemente que habrá almas interesadas en abandonar el lastre psíquico que arrastran en sus vidas y habrá otras que no, esta es la ley de la selección natural presente en los acontecimientos físicos y, aunque parezca mentira, también en los escenarios anímicos. Porque bien dicho está: Dios no tiene hijos preferidos pero sí hijos que lo prefieren… Allí esta diferencia y de la misma brota, entonces, la frase gnóstica que nos afirma: Del estado humano saldrán águilas o reptiles, ángeles o demonios. ¡Tú decides!…

Oremus…

«La ignorancia es la madre de todas las maldades. Aquellas cosas que vienen de la ignorancia ni existían ni existen ni existirán en realidad. Pero serán perfeccionadas cuando la Verdad entera se revele. Pues la Verdad se asemeja a la ignorancia, mientras está oculta reposa dentro de sí misma, mas cuando se revela y es reconocida es gloriosa porque es más fuerte que la ignorancia y el engaño y da libertad.
El Logos dice: Conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres. La ignorancia es esclavitud, la Gnosis es libertad. Si reconocemos la Verdad, encontraremos los frutos de la Verdad dentro de nosotros mismos. Uniéndonos con ella recibiremos nuestra plenitud».

–Evangelio según Felipe–

*

code