Los esfuerzos mecánicos y los esfuerzos conscientes

Los esfuerzos mecánicos y los esfuerzos conscientes 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Muy amados amigos/as:

Me complace haceros llegar, compañeros y compañeras, unas palabras de nuestro Avatara, V.M. Samael Aun Weor, que considero importantes para ser muy tomadas en cuenta cuando queremos hacer un trabajo SOBRE SÍ MISMOS en forma correcta:

LOS ESFUERZOS MECÁNICOS Y LOS ESFUERZOS CONSCIENTES

«El trabajo pues suele ser difícil, mas no imposible. Se necesita el esfuerzo, eso es obvio. Pero hay dos clases de esfuerzo: está el esfuerzo mecánico y el esfuerzo consciente.

Un tipo de esfuerzo mecánico, por ejemplo, es el de los cirqueros, que ejecutan una serie de esfuerzos que no sirven para nada, ¡absurdo!; maromas, etc., que no tienen ninguna importancia.

Mas el esfuerzo consciente es diferente. Para que haya esfuerzo consciente, tiene que haber un propósito definido y pleno conocimiento de lo que se quiere hacer.

No basta únicamente conocer, estudiar el cuerpo de doctrina. Esa es una parte, pero no es todo. Se necesita llegar a la unión de la doctrina o los principios doctrinarios –es decir, del conocimiento– con el Ser. Cuando el Ser y el conocimiento se integran, entonces de allí nace el esfuerzo consciente.

¿Cómo sabe uno que una persona posee un conocimiento o, mejor dicho, que posee realmente la comprensión? Voy a decirles: de la unión del Ser y del saber deviene la comprensión. Es la comprensión el medio que conecta el Ser y el saber. Una persona puede tener conocimientos, pero si no ha logrado unir esos conocimientos con el Ser, no tendrá comprensión.

¿Y cómo sabe uno que una persona tiene los conocimientos, pero no posee la comprensión? Muy fácil: el que solamente tiene los conocimientos no hace sino repetirlos, memorizarlos. Pero si se le exige a una persona que tiene esos conocimientos memorizados que los exponga de las más diversas formas y desde distintos ángulos en forma espontánea y natural, no podrá hacerlo; se contentará con repetir más o menos lo que tiene acumulado en la memoria y eso es todo.

Pero quien posee la comprensión puede hablar sobre cualquier parte de la doctrina en forma consciente y explicarla desde los más diversos ángulos. ¿Por qué? Porque tiene la comprensión, porque ha llegado a la comprensión, y esta comprensión resulta –como ya les dije– de la unión del Ser y del saber; eso es claro.

Así pues, hay necesidad de unir el conocimiento este –lo que uno aprende– con el Ser. Pero ¿cómo se podría llegar a esa unión? Mediante la fuerza del anhelo, mediante la inspiración. Solo así se podrían unir el Ser y el saber.

Cuando uno es comprensivo, cuando uno comprende la enseñanza, pues puede trabajar verdaderamente en forma consciente, hacer esfuerzos conscientes para llegar a fabricar la Piedra Filosofal; eso es obvio. Los esfuerzos mecánicos no sirven para nada».

─Extractos de la conferencia titulada «REGLAS BÁSICAS DE LA GEMA PRECIOSA», dictada por el V.M. Samael Aun Weor y recogida en el tomo III de El Quinto Evangelio, páginas 370 y 371─.

KWEN KHAN KHU

*

code