¿Por qué es tan importante la fidelidad en los misterios que han de llevarnos al Ser?

¿Por qué es tan importante la fidelidad en los misterios que han de llevarnos al Ser? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Queridos lectores:

Os quiero hacer llegar unas palabras acerca de:

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA FIDELIDAD EN LOS MISTERIOS QUE HAN DE LLEVARNOS AL SER?

Cuando leemos las Sagradas Escrituras cristianas, vemos en varios de los pasajes bíblicos señalamientos a la importancia de nuestra fidelidad a los misterios que rodean a nuestro SER y, en general, a los Hermanos Mayores. Así, por ejemplo, no podemos ignorar esas frases que aparecen en el Apocalipsis, en las cuales el Creador dice a la humana criatura: «Sé fiel hasta la muerte y yo te haré columna de mi templo»…, o esta otra: «Sé fiel a mis designios y te daré la corona de la vida»

Aparte de esas dos frases tan específicas acerca de la fidelidad, recordemos también la fidelidad de Job a su Dios, muy a pesar de que el mismo Dios dio libertad a las fuerzas del mal para que torturaran a Job y de esta manera poder calificar su fe y su fidelidad. Igualmente, en el Antiguo Testamento observamos la terrible prueba a la que el Creador somete a Abraham cuando le pide que sacrifique en holocausto a su propio hijo…, cosa que, siendo tremendamente durísima, Abraham estuvo presto a acometerla, pero llegado el momento preciso de dar muerte a su vástago, el Señor le ordena a Abraham detener aquel sacrificio… ¡Y todo para poner a prueba la fidelidad de Abraham a sus designios!

Podríamos preguntarnos por qué el SER es capaz de exigirnos cosas tan tremendas como las que acabamos de comentar y la respuesta es una sola: el Ser nos necesita fuertes, valientes y tremendamente FIELES a su voluntad, pues de esta manera Él se asegura de poder contar con su Bodhisattva para desarrollar sus planes en el marco de la existencia…

Nunca veremos, queridos amigos, a un Maestro autorrealizado que no haya sido sometido a pruebas espantosas de fidelidad a los mandamientos y órdenes de su Padre o Real SER. Si nosotros no adquirimos la FIDELIDAD SUPREMA a quien nos ha enviado a la creación, ¿cómo entonces nuestra Mónada superior podría desarrollar sus misterios? El SER es como un gran árbol de ENORMES RAMAS y profundísimas raíces. Si esas ramas que brotan de su tronco son endebles y frágiles, el tronco a la larga será comido por la carcoma o devastado por las tempestades. Asimismo, siendo nosotros parte de esas ramas del Árbol Sephirótico particular, ¿¿¿cómo se puede expresar nuestra intimidad real si somos endebles, frágiles, miedosos, cobardes, chismosos, envidiosos, lujuriosos, codiciosos, perezosos, egoístas, etc., etc., etc.???

La fidelidad, apreciado lector, no es un distintivo para llevar colgado en nuestra chaqueta. La fidelidad va por dentro y la hacemos entrar en juego cuando peligra nuestro trabajo a causa de las tentaciones que aparecen en un momento determinado, o cuando se trata de defender los postulados de nuestro Patriarca ante el mundo cuéstenos lo que nos cueste.

Recordemos la fidelidad del V.M. Aberamentho durante su vía crucis. Él ya sabía el tormento que le esperaba y aun así siguió adelante y hasta llegó a comentarlo a sus más allegados discípulos el Jueves Santo durante la última cena. Entonces les dijo: «¡¡¡En verdad, en verdad os digo que es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado a la ignominia!!!»,a lo cual los apóstoles reaccionaron muy alarmados y llenos de profunda tristeza e inquietud, pues no querían de ninguna manera perder a su Maestro… Y ya en el Monte de los Olivos, el bendito Bodhisattva habló a su Padre diciéndole: «¡¡¡Padre mío, pasa de mí este cáliz, mas no se haga mi voluntad sino la tuya!!!».Con estas palabras el Maestro de Maestros estaba diciendo a su Padre: ¡¡¡Dios mío, si es posible aparta de mí la amargura que me aguarda, pero si es tu voluntad la acepto!!!

Pedro, el apóstol, queriendo llevar la BUENA NUEVA a otras tierras, fue detenido en su caminata por la voz del Eterno cuando le interrogó: «¿QVO VADIS, PETRVS?», a lo cual respondió el apóstol: «Voy camino de Damasco para llevar tu mensaje». Seguidamente el Maestro Jesús le cambió los planes totalmente y le dijo: «¡Mis gentes sufren lo indecible en Roma y te necesitan allá! ¡¡¡Ve con ellos!!!».Ante las palabras de su Maestro, el apóstol dio media vuelta y se encaminó hacia Roma, a sabiendas de que en Roma nada bueno le esperaría. Como todos ya lo sabemos, Pedro fue crucificado con la cabeza hacia abajo como parte de los tormentos que el imperio aplicaba a los cristianos en aquellos tiempos…

En el pasado siglo XX fueron muchos los discípulos que no llegaron a ser capaces de mostrar su fidelidad a su Maestro y, obviamente, tampoco a su SER. Hay que saber que si no somos capaces de ser fieles a nuestro Gurú, jamás seremos fieles a nuestro SER, pues el Gurú es el ministro del SER y su deber es educarnos para que el Padre de todas las Luces nos reciba en su reino. Así pues, quien no es fiel al Gurú no puede ser fiel al SER; conclusión: fracasará en su travesía y también en sus anhelos de hacer la Gran Obra interior.

Esa fue la razón por la cual muchos Bodhisattvas que entonces rodeaban al Maestro Samael tanto en el Summum Supremum Sanctuarium de Santa Marta ─Colombia─ como otros tantos que estuvieron cerca de él en la ciudad de México D.F., se convirtieron luego en TRAIDORES DEL CRISTO DE LA ERA DE ACUARIO y ahora mismo están entrando en los círculos dantescos o infiernos de nuestro planeta. No tuvieron la fe suficiente para acatar las indicaciones de su mentor o de su Maestro, muy a pesar de las infinitas demostraciones que su Maestro les dio acerca de su Maestría.

Para llegar a las altas cumbres de la ALTA INICIACIÓN, estimado lector, necesitamos haber degollado a nuestro Judas particular y a toda la serie de monstruosidades que todos llevamos dentro. Solo así seremos FIELES hasta la muerte a nuestro Gurú o Patriarca y alcanzaremos entonces la unión con nuestro bendito Real SER… Para que la fidelidad sea nuestra bandera en nuestro peregrinar es indispensable recordar que EL SER LO ES TODO y que nuestro Gurú vela por nosotros día y noche, en tanto y cuanto siempre nos mantengamos en el RECTO SENTIR, RECTO PENSAR Y RECTO ACTUAR. El Gurú nos va orientando, nos va avisando de los peligros y tentaciones que tendremos que afrontar en nuestra travesía por el sendero hermético y de los topes que habremos de trascender para no sucumbir nunca ante las pruebas a las que seremos sometidos.

La fidelidad no es cosa de EMOCIONALISMOS que manifestamos cuando adquirimos compromisos sagrados y que luego arrojamos por la borda porque el EGO nos hace creer que no es tan importante eso de ser FIELES HASTA LA MUERTE. He allí el problema. No somos PERSEVERANTES EN LA ACCIÓN… Esa ha sido la perdición de muchos y por esa razón NO SON TODOS LOS LLAMADOS al Reino del Padre, solamente aquellos que se han hecho dignos de ser ESCOGIDOS merced a sus innumerables muestras de FIDELIDAD A LA VERDAD, al SER, a eso que llamamos Dios…..

Es incuestionable que la FIDELIDAD se conquista a base de tremendos SACRIFICIOS VOLUNTARIOS Y PADECIMIENTOS CONSCIENTES, Y AQUELLOS PEREZOSOS que dicen ser instructores pero que tan solo saben dar órdenes y no se mueven de su escritorio para asistir a sus compañeros en sus necesidades, esos no llegarán nunca a comprender el fondo profundo de tales virtudes y, muy especialmente, esa que llamamos ¡¡¡FIDELIDAD!!!

Os complemento estas palabras con algunas frases para ser meditadas:

«Existen aflicciones en que no hallamos consuelo en nadie y en las cuales un corazón fuerte puede apelar tan solo a su propia fortaleza».
Schiller

«La verdadera filosofía no es otra cosa que el estudio de la muerte».
Newton

«El tentador o el tentado, ¿quién es más culpable?».
Shakespeare

«La terquedad es, sin duda, un mal gravísimo, porque nos lleva a desechar los consejos ajenos aferrándonos en nuestro dictamen y resolución contra las consideraciones de prudencia y justicia. De ella debemos precavernos cuidadosamente porque, teniendo su raíz en el orgullo, es planta que fácilmente se desarrolla».
Balmes

DIGNA MERCES LABORE.
─‘Trabajo dignamente recompensado’─.

¡QUE LAS PODEROSAS FUERZAS DE VUESTROS ESPÍRITUS SE AGITEN EN VUESTRAS ALMAS PARA ALCANZAR LA GLORIA DE LOS CIELOS!
Kwen Khan Khu