¿Cuál es la naturaleza de la voluntad del Padre?

¿Cuál es la naturaleza de la voluntad del Padre? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Muy apreciados lectores:

Me resulta muy oportuno escribiros algunas cuartillas sobre:

¿CUÁL ES LA NATURALEZA DE LA VOLUNTAD DEL PADRE?

Queridos amigos, resulta muy difícil enjuiciar la naturaleza de la voluntad del SER simple y llanamente porque, para empezar, el SER es el SER y la razón de SER del SER hay que buscarla dentro de Él mismo. No olvidemos nunca que el SER es Dios dentro de nosotros, uno de sus infinitos rayos. Es incuestionable que el SER goza de atributos sacratísimos que los mortales no poseemos debido a que pertenecemos al mundo de la relatividad y, asimismo, porque somos, lamentablemente, una multiplicidad egoica o egocéntrica.

Cuando una persona ha realizado la Gran Obra interior la cosa se torna diferente, pues una persona autorrealizada tiene centros de conexión con su propio SER que antes estaban dormidos. Es el caso del centro magnético que todo ser humano posee ─en estado latente─ en el entrepecho, concretamente en la zona corporal llamada cabalísticamente TIPHERETH. Cuando un individuo autorrealizado quiere saber si el SER está o no de acuerdo con algo que le interesa realizar, le basta con concentrarse en esa zona magnética y desde allí el SER le hace saber si está de acuerdo o no.

Lo que sí debemos tener muy claro es que el SER está metido de lleno en nuestra existencia nos guste o no, empero no siempre para darnos palmaditas en el hombro, sino también para hacer acuerdos con la Gran Ley para que se nos cobren determinadas letras kármicas. De allí que el amor del SER hacia nosotros sea un AMOR CONSCIENTE. El amor del SER no es comprendido por el humanoide terrenal porque este humanoide ni siquiera sabe lo que es el amor.

Pero hemos de saber, paciente lector, que el SER, en acuerdo con la Gran Ley, ha determinado el lugar en el que nacimos o hayamos nacido. El SER sabe de antemano si, kármicamente, hemos de pagar ciertas deudas en nuestro país de nacimiento y considera necesario que se nos aplique esa medicina. Igualmente, el SER, y no solo el Ego, puede haber estado detrás de nuestros fracasos matrimoniales porque hayamos necesitado beber del purgante kármico que nos merecíamos por haber hecho mal a personas del sexo opuesto en otras existencias, etc., etc., etc.

En la parte contraria a estas disquisiciones debemos afirmar asimismo que, si hemos tenido la dicha de conocer a alguien muy relevante en este mundo mayávico, puede deberse a un premio que nuestro SER considera que merecemos por determinadas buenas acciones que hemos realizado o porque al mismo SER le interesa que hayamos tenido esa relación con esas personas…

En una ocasión, antes de irnos a dormir, el V.M. Samael y un servidor tuvimos el siguiente diálogo:

Maestro.─ ¿Sabes con quién he estado la noche anterior en los mundos internos?

Discípulo.─ No, Maestro, no lo sé…

Maestro.─ ¿Te acuerdas de Rafael Romero Cortés, el Bodhisattva del faraón Kefrén?

Discípulo.─ ¡Sí, Maestro, lo recuerdo perfectamente!

Maestro.─ ¿Recuerdas que hace como cuatro años que desencarnó?

Discípulo.─ ¡Sí, Maestro, lo recuerdo!

Maestro.─ Pues la noche anterior fue juzgado por la Gran Ley y, como quiera que fui su preceptor en el antiguo Egipto, fui llamado para estar presente en dicho juicio…

Discípulo.─ Y ¿qué pasó entonces, Maestro?

Maestro.─ ¡Pues que su propio SER rogó a los Señores del Karma que lo enviasen al abismo, pues lo consideraba un caso irrecuperable para sus planes!

Discípulo.─ Pero, Maestro, ¿solo ahora lo han juzgado? Normalmente las gentes mueren y son juzgadas inmediatamente después de su fallecimiento, ¡¡¡no entiendo…!!!

Maestro.─ ¡Has de saber que los Bodhisattvas no están sujetos a las leyes que gobiernan a las gentes comunes y corrientes!

Discípulo.─ ¡Entiendo, Maestro, entiendo! Y ¿qué sucedió entonces, Maestro?

Maestro.─ Pues que a mí mismo me tocó llevarlo hasta las mismísimas puertas del infierno y, para colmo, aquel Bodhisattva estaba en aquel momento consciente…

Discípulo.─ ¡Qué triste, Maestro, muy triste me parece todo esto!

Maestro.─  Pues así es la voluntad del Padre, aunque nos parezca cruel.

Discípulo.─ ¿Pero Rafael Romero Cortés había terminado sus ciento ocho existencias?

Maestro.─ ¡Los Bodhisattvas no están sujetos a las ciento ocho existencias!

Discípulo.─ ¡Aaaahhhh, eso no lo sabía, Maestro!

Maestro.─ ¡Pues ahora lo sabes! ¿Entendido?

Discípulo.─ ¡Sí, Maestro, entendido!

Así pues, ínclito lector, el SER basa su voluntad en su propia omnisciencia y muchas veces lo que para nosotros pueda parecer extraño o cruel para el SER resulta una normalidad absoluta, teniendo en cuenta sus planes futuros…

El SER puede darse el lujo de estar planificando, ahora mismo, en este instante en el que leéis estas líneas, acontecimientos para vuestra próxima existencia y nosotros ni siquiera tenemos la más remota idea de lo que nos acontecerá.

Otra cosa muy diferente viene a ser el hecho de HABER DESPERTADO CONCIENCIA, pues en tal caso, al existir conexión permanente con nuestra íntima realidad interior profunda, podemos contactar a nuestro Padre, conversar con Él y consumar arreglos para ahora mismo o para más adelante…..

Es importante saber, estimado lector, que la voluntad del SER está cimentada sobre una ética superior que nada tiene que ver con la moral hasta ahora conocida por la humanidad. No. El SER basa su voluntad en base a propósitos que trascienden lo que llamamos MORAL o INMORAL, las decisiones del SER obedecen a desideratos de carácter divino.

Veamos otro ejemplo, queridos amigos. El Bodhisattva de aquel personaje histórico llamado NAPOLEÓN es utilizado, hasta ahora, por su propio REAL SER en acuerdo con la Ley Divina para castigar a los pueblos… Esto podría sonar absurdo a los intelectualoides de nuestra época, pero no a los Hermanos Mayores de la Blanca Hermandad. Fue así como Napoleón arrastró consigo a muchos soldados a la muerte. Pero si nos fijamos un poco en este personaje, observaremos cosas extrañas en el mismo. Ejemplo: Napoleón gustaba de llevarse consigo a las batallas a científicos, dibujantes, médicos, etc., etc., etc. Todo esto resulta extraño. Y gracias a esa idiosincrasia de Napoleón, el joven Jean-François Champollion pudo descifrar los jeroglíficos que en Egipto hallaron sus tropas escritos en la famosa Piedra de Rosetta. En esa piedra había un texto escrito en tres lenguas, a saber:

  1. Lengua jeroglífica.
  2. Lengua demótica ─una variante de la lengua de los egipcios─.
  3. Lengua griega.

Como quiera que Champollion sabía griego, entonces pudo comprender lo que se decía en aquel texto escrito en lengua jeroglífica y, más tarde, comprendió directamente el lenguaje de las gentes del país asoleado de KEM. He aquí como el Padre utilizó a este Bodhisattva para hacer pagar karmas a muchas gentes y, por otra parte, lo utilizó para hacer luz sobre cosas que le interesarían a la humanidad…

Otro caso: todo el mundo conoce la historia de Hitler y las graves consecuencias de sus determinaciones. Conversando un día con nuestro Avatara, me comentó que este Bodhisattva había sido designado por la Logia Blanca para crear en Alemania una superpotencia que otros pueblos de Europa y del mundo podrían llegar a imitar. A tales efectos se hacían trabajos en el Agarthi para que Hitler llegara a ocupar la magistratura alemana, lo cual sucedió. El plan consistía en que Hitler se adueñase del Benelux ─Bélgica, Holanda y Luxemburgo─ y que se apoderase de Austria, su patria natal. Misteriosamente, aunque Alemania había sido derrotada en la Primera Guerra Mundial, nadie entendió cómo pudo levantarse Alemania y convertirse de nuevo en un país con un enorme ejército y una población superdisciplinada. El experimento estaba funcionando y muchas medidas del régimen nazi comenzaron a despertar simpatías en otros países ─incluyendo Inglaterra, los Estados Unidos, etc., etc., etc.─. Cuando Hitler ya tenía a Austria y al Benelux formando parte del Tercer Reich, entonces la Logia Negra puso en su camino a un poderoso mago negro que pasó en la historia a ser llamado como «el hombre de los guantes verdes». Aquel mago negro se hizo pasar por un enviado del mismísimo Agarthi y convenció a Hitler de que era importante para su misión extender el Tercer Reich hacia el Este y debía comenzar invadiendo Polonia. Este suceso no pasó inadvertido para la Blanca Hermandad y de inmediato le quitaron el apoyo interno al Bodhisattva llamado terrenamente Hitler. CONCLUSIÓN: Hitler se olvidó de sí mismo, desobedeció las órdenes que originalmente había recibido, y sus agregados de CODICIA, ORGULLO, IRA y PREPOTENCIA lo cegaron y lo llevaron por los caminos de la locura. Actualmente está INVOLUCIONANDO. En este caso es obvio que el Padre no puede cooperar con un Bodhisattva rebelde y el mismo SER le abandona. Cuando el SER nos abandona, erramos en todo lo que hacemos, estimados lectores…

Todo lo antes comentado ha de servirnos entonces para preguntarnos:

¿Vale la pena desintegrar el EGO ANIMAL que llevamos dentro?

¿Vale la pena DESPERTAR NUESTRA CONCIENCIA?

¿Vale la pena tener contacto directo con nuestro Real SER?

La respuesta es obvia: SÍ.

Por ello, recordemos aquella frase de nuestro Patriarca Samael Aun Weor que a la letra dice así: «Todo proyecto que no tome en cuenta la disolución del Ego animal dentro de nosotros, por muy hermoso que parezca, está condenado al FRACASO»…

He aquí unas frases para la reflexión:

«Piedad y obediencia: estas son las raíces de la humanidad».
Confucio

«No hay pasión que ciegue tanto como el orgullo».
Bretón de los Herreros

«El orgulloso se devora a sí mismo».
Shakespeare

«No admitir consejo ni corrección sobre la propia obra es pedantería».
La Bruyère

SI TE FATA VOCANT.
─‘Si los destinos te llaman’─.

SEAN LAS BENDICIONES ETERNAS SOBRE TODOS VOSOTROS.
Kwen Khan Khu