¿Por qué existe el machismo en nuestra sociedad?

¿Por qué existe el machismo en nuestra sociedad? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Estimados lectores:

Os hago llegar unas reflexiones que he tenido a bien hacer acerca de:

¿POR QUÉ EXISTE EL FENÓMENO DEL MACHISMO EN NUESTRA SOCIEDAD?

Hablar del machismo, queridos amigos, es hablar de una epidemia social de carácter mundial en pleno siglo XXI. Es obvio que este mal social no ha surgido en el siglo XX o en el presente siglo, sino que es una lacra psicológico-social que nuestra cacareada civilización arrastra desde hace mucho tiempo.

Basta recordar que ya en tiempos de San Pablo se consideraba a las mujeres como entes NO POSEEDORES DE ALMA y, por lo tanto, el hombre tenía el derecho de enseñorearse sobre ellas. Esta actitud hacia la mujer la absorbió el mismísimo Corán de los musulmanes y por esto en dicho credo se le permite a un hombre tener varias mujeres. Algunos pueblos árabes justifican esa mala costumbre basándose en que, como quiera que la mujer necesita protección, pues entonces un hombre puede tener varias esposas a fin de que ninguna quede desamparada. Empero, todo esto no son más que excusas del Ego animal para justificar su LUJURIA, PREPOTENCIA, AMOR PROPIO y ORGULLO…

Incuestionablemente que, según algunos pseudoantropólogos y pseudopsicólogos, se argumenta que el fenómeno del machismo es algo que, necesariamente, está en lo profundo del psiquismo humano porque, como según ellos todos provenimos del mono, pues el instinto animal está muy adherido a la psicología del hombre porque, nuevamente según ellos, en tiempos de las cavernas el Homo sapiens arrastraba a la mujer por los cabellos como una de sus pertenencias, toda una teoría basada en el ABSURDO. Para colmo de los colmos, jamás se han probado nuestros orígenes dentro de la línea de los chimpancés u orangutanes. Nosotros, mediante el auxilio de la Gnosis, conocemos perfectamente la historia de la humanidad y del cosmos y por ello sabemos que el famoso Australopithecus, el Homus africanus, el Hombre de Neanderthal y algunos otros más tan solo son restos de la raza Atlante y la raza Lemur cuando las mismas cayeron en la degeneración animal y se mezclaron con animales de la naturaleza. De este modo sí que podemos decir que EL MONO PROVIENE DE NOSOTROS, pero no podemos afirmar lo mismo en sentido inverso.

El mismísimo Freud llegó a cometer el error soberano de afirmar que EL INCONSCIENTE DEL HOMBRE es absolutamente animal, queriendo justificar de esta manera las diversas atrocidades que el YO PLURALIZADO comete utilizando nuestra máquina orgánica.

Sin duda, apreciado lector, está claro que la caída angélica, acaecida hace millones y millones de años, produjo el desequilibrio total del humano psiquismo y la aparición del EGO que, con el pasar de los siglos y de los milenios, ha ido fortaleciéndose ─gracias a la fornicación─ hasta quedar conformado por diez mil entidades o agregados psicológicos que lo constituyen. Eso es lo grave…..

Resulta verdaderamente horrendo que en nuestra proclamada SOCIEDAD CIVILIZADA, en nuestros días, se cometan, prácticamente cada veinticuatro horas, HOMICIDIOS o, mejor dicho, FEMINICIDIOS, a tal punto que a las mujeres no les ha quedado más remedio que salir a las calles y reclamar su derecho a SER RESPETADAS y ser consideradas análogas a su contraparte: los hombres.

Lo más insólito de todo esto es que el MACHISMO no está presente solamente en los llamados pueblos del tercer mundo, sino en todas las sociedades del primer mundo o sociedades industrializadas. Con todo esto queda demostrado que el YO no conoce fronteras ni respeta lenguajes o costumbres, y mucho menos las RELIGIONES. Hemos de enfatizar, de paso, que existen muchos credos que, ante esta animalidad presente en el humanoide de nuestro tiempo, guardan silencio y a veces llegan hasta a pedirles a las mujeres que se sometan a sus maridos cueste lo cueste, aunque las féminas estén soportando TORTURAS DE TODA CLASE.

En Europa, en Norteamérica, en Rusia, en China, en Sudamérica, etc., etc., etc., en todos los rincones de nuestro planeta, la humillación a la mujer se ha convertido en parte del comportamiento humano, como si tuviéramos que consentir esta conducta equivocada porque así está hecho el mundo.

Es obvio que el MACHISMO considera, entre otras cosas, que el coeficiente intelectual ─equivocadamente considerado nivel de inteligencia─ de la mujer es menor que el del hombre y hasta se han hecho investigaciones que pretenden afirmar que el cerebro de la fémina es más reducido que el del hombre. Toda esta parafernalia no tiene fundamentos científicos ni lógicos, pues en el mundo han existido y siguen existiendo mujeres con un altísimo nivel de inteligencia en los distintos ramos del saber humano, es decir, en la CIENCIA, en el ARTE, en la FILOSOFÍA y en la MÍSTICA. Ahora hasta podemos hablar de MUJERES ASTRONAUTAS que forman parte de tripulaciones espaciales, llegándose al extremo de ser ellas las capitanas de las conocidas naves terrestres.

Muy a pesar de todo esto, en el terreno de la vida diaria el trabajo de la mujer es menos remunerado que el de los hombres, todo lo cual constituye una VERDADERA INJUSTICIA, aun cuando ellas trabajen las mismas horas y realicen las mismas tareas que ejecutan los hombres.

No hay que olvidar, queridos amigos, que, gnósticamente hablando, entre los evangelios apócrifos se halló EL EVANGELIO DE MARÍA MAGDALENA, a quien el mismísimo Kabir tomó por esposa y, según otros evangelios también apócrifos, Jesús consideraba la persona que mejor interpretaba sus enseñanzas. Hasta se ha especulado en el ámbito teológico que Jesús hubiera querido que fuese esa María quien fuese considerada como la verdadera fuente de la doctrina cristiana del V.M. Aberamentho una vez que este último abandonase el mundo tridimensional después de su ascensión.

Personalmente me ha tocado ver muchas situaciones desagradables provocadas por el bípedo tricerebrado equivocadamente llamado hombre. En una ocasión, cuando un servidor entregaba estas sagradas enseñanzas, fui enviado como difusor a un pueblo de México ubicado en el estado de Guanajuato. En aquellos días un servidor trataba de hacer este oficio en otras siglas gnósticas que tenían como coordinadora a una mujer. Curiosamente, a esa misma mujer coordinadora le comenté telefónicamente que la asociación a la que había sido enviada mi persona era todo menos un lugar idóneo para entregar nuestro evangelio. Asimismo, le comenté que la pareja que estaba allí estaba constituida por una pobre mujer totalmente hambrienta, flaca, delgadita y su marido, todo un MACHOTE MEXICANO fortachón que se pasaba prácticamente todo el día trabajando en una oficina de una entidad bancaria llamada BANAMEX. Entonces ella, la coordinadora, me espetó las siguientes palabras:

─¡¡¡Tú no estás allí para ser juez de lo que ves, tú estás allí para hacerte cargo de esa asociación!!!

A lo cual respondí:

─Ciertamente mi papel es la asociación, empero he de decirte que la esposa de este instructor puede caer muerta cualquier día de estos, pues es un esqueleto parlante y creo que hay que hacer algo con esta pareja…

Tristemente, avezado lector, cuatro días después de mi llegada a aquella ciudad, aquella mujer instructora moría de inanición. Mis palabras se habían convertido en una horrible profecía que hubiéramos podido atajar para que no se cumpliera. Lo más aberrante de todo esto es que fue una mujer quien no se apiadó de aquella moribunda. Eso fue un gran shock para mi insignificante persona…..

Empero, algo profundamente triste estuvo constituido por el hecho de que fue EL MACHISMO introducido en la GNOSIS el culpable de aquella macabra historia que en líneas anteriores les acabo de narrar. En estas condiciones hemos de preguntarnos: ¿cómo es posible que nosotros hablemos a las multitudes acerca del SER, de la autorrealización, del NIVEL DE SER, del YO, de los misterios de la vida y de la muerte, y algo tan esencial como es EL SER BUEN DUEÑO DE FAMILIA no nos interese? ¡¡¡Enigmas, enigmas, enigmas…!!!

Por otra parte, en el mundo entero y sobre todo en Europa, Rusia, Norteamérica y Sudamérica, se ha generado una horrenda costumbre hacia las mujeres. Ahora resulta que al humanoide equivocadamente llamado hombre le ha dado por «MATAR A LAS MUJERES». Es inconcebible que matrimonios que han vivido juntos hasta setenta años, un día cualquiera terminan porque al marido le entraron celos ─a esa edad es risible─ y a causa de los mismos mató a su compañera a martillazos, o la estranguló, o la tiró por el balcón del apartamento en el que vivían… ¿Qué es todo esto? Aparte de ser una salvajada total, esto demuestra que el YO ha invadido absolutamente todo el PSIQUISMO HUMANO y lo ha convertido en la cueva de la IRRACIONALIDAD.

En otros casos ocurre que la fémina, cansada de estar viviendo una vida absolutamente absurda con su marido, pide el divorcio y este en lugar de concedérselo decide matarla «así porque sí». Aquí, en estos casos, entra el MACHISMO abriéndose paso con la frase que reza de este modo: «Si no eres para mí tampoco serás para nadie…».

La verdadera REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA debe provocar la MUERTE TOTAL de toda clase de tendencias infrahumanas, tendencias contra natura, tendencias sombrías y tendencias hacia la falta de la ética y el respeto al ser humano. El SER, apreciado lector, abomina el MACHISMO, pues una parte grotesca DEL AMOR PROPIO y de la AUTOCONSIDERACIÓN inclina a los hombres hacia la creencia de que SOMOS SUPERIORES A LA MUJER y por eso Dios nos ha hecho «hombres». Toda una monstruosidad.

Existieron y pueden seguir existiendo en la historia de la humanidad verdaderas heroínas, verdaderas místicas, verdaderas mujeres sabias, científicas muy relevantes, analistas sorprendentes y hasta mujeres políticas, pues el SER puede expresar su sabiduría ya sea a través de un vehículo masculino o femenino. Basta con recordar a Santa Teresa de Jesús, a Juana de Arco, a Sara ─la mujer de Abraham─, a Santa Bárbara y a muchas otras más citadas dentro del contexto histórico-religioso del Cristianismo. En el mundo del ocultismo del siglo XIX podemos citar a Annie Besant, a Madame Blavatsky y su Doctrina secreta, a la gran exploradora del Tíbet Alexandra David-Néel, etc., etc., etc.

La mujer, caro lector, es la representación en pequeñito de nuestra Madrecita interior. Por eso sobre ella recayó el don de la gestación, nada más y nada menos. Analicemos todas estas cosas que también son parte importante de nuestro autodescubrimiento y parte de la Autorrealización Íntima de nuestro propio SER.

Leamos ahora con detenimiento algunas de estas frases escogidas:

«La amada dice a su amante en el momento de peligro: “Muramos juntos”… Pero la madre dice al hijo: “¡Sálvate tú!”».
Castro y Serrano

«Pongamos nuestros ojos, no en el héroe de un deporte inhumano, sino en el héroe por la ciencia, en el héroe por el progreso».
Azorín

«Letras sin virtud son perlas en el muladar».
Cervantes

«Es gran virtud tener a todos por mejores que nosotros».
Santa Teresa

VIRTVTI FORTVNA COMES.
─‘La fortuna acompaña a la virtud’─.
Kwen Khan Khu