La odisea de vivir el Camino Secreto o Camino Hermético

La odisea de vivir el Camino Secreto o Camino Hermético 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Amigos y amigas:

Os hago llegar unas letras respecto a:

LA ODISEA DE VIVIR EL CAMINO SECRETO O CAMINO HERMÉTICO

Constantemente leemos frases relativas a eso que llamamos Camino Herméticoo Camino Secreto, y en la mayoría de dichas frases se hace mucho énfasis al respecto de que siempre termina siendo comprendido, aceptado y vivido solamente POR UNOS POCOS. Asimismo nos lo recuerdan palabras alusivas a lo mismo como aquellas que enfatizan: «¡De mil que me buscan uno me encuentra, de mil que me encuentran uno me sigue y de mil que me siguen uno es mío!». Por otro lado, Basílides añadía: «De diez mil hombres que busquen la liberación dos la lograrán», etc., etc., etc.

Todo esto ha hecho creer a muchas personas que dicho camino está reservado a una élite, empero dicha élite no existe. Lo que sí existe, caro lector, es una entrega total a las pautas que este camino exige a los buscadores de la Verdad y no siempre las almas están dispuestas a dejarlo absolutamente todo para entregarse a eso que llamamos Dios. Nuevamente repetimos aquel proverbio que nos dice: «Dios no tiene hijos preferidos, pero sí hijos que lo prefieren»…

Veamos, por ejemplo, algunas de dichas pautas:

La fuerza de los anhelos: Hay que decir que las fuerzas anímicas que anhelan conectarse con el divino Gran Arquitecto no son iguales en todas las personas. En esto, diríamos, existe la famosa selección natural muy presente en la vida de los reinos de la naturaleza y, aunque parezca extraño, también existe en las cosas espirituales. No olvidemos, para colmo, que NO TODAS LAS MÓNADAS estimulan a sus Esencias a integrarse con ellas, es decir, a RELIGARSE de nuevo con la UNIDAD PRIMORDIAL. De esta suerte, hallamos personas muy intrépidas, valerosas, arriesgadas, etc., etc., etc., y, por contraparte, existen otras muchas que son miedosas, temerosas, conformes, perezosas, dudosas, en fin, sin grandes anhelos en su interior…

El conocimiento de la doctrina: Es obvio que, siendo el Camino Hermético algo nuevo y a la vez muy antiguo, lo cierto es que la senda de la Autorrealización Íntima conlleva una serie de factores que es necesario conocer. Estos lineamientos sobre la senda rocallosa jamás habían sido expuestos a la humanidad de manera pública y al alcance de todos, y fue solamente con la llegada del Gnosticismo contemporáneo como se pudo ofrecer a las gentes el llamado Camino Hermético. Esto fue posible gracias al V.M. Samael Aun Weor, quien obtuvo permiso de la Blanca Hermandad para desvelar todos los pormenores de la travesía que ha de llevarnos hasta el Padre de todas las luces. Incuestionablemente que enseñar todo lo concerniente al regreso a la divinidad conllevó la elaboración de una doctrina profundísima y extensa, todo lo cual empujó al V.M. Samael a escribir más de setenta obras extraordinarias, aparte de todos los cientos de conferencias que tuvo que dictar en las llamadas cámaras avanzadas y superiores de nuestros estudios y que terminaron constituyendo lo que hoy AGEAC ha ofrecido a la humanidad con el título de EL QUINTO EVANGELIO. Pues bien, lo he dicho siempre y lo repito en este mensaje: ¡¡¡todo aquel o aquella que no quiera fracasar en su romería esotérica necesita devorarse, comer o tragarse todo ese material que el V.M. Samael confeccionó durante años justamente para evitar que los peligros externos e internos que rodean a dicha travesía le cierren el paso!!!

El amor a Dios por encima de todas las cosas: Este mandamiento, aunque está escrito en el decálogo mosaico, nunca ha sido realmente estudiado a fondo por la humanidad. Para empezar, no se tiene ni siquiera, entre las multitudes, la idea clara de lo que es Dios, y, obviamente, ¿cómo vamos a amar a alguien o a algo de lo cual no conocemos su naturaleza? En este punto, gran parte de este catastrófico hecho recae en las RELIGIONES CONOCIDAS que, durante siglos, han ido sufriendo purgas doctrinarias para adaptarlas a los convencionalismos de las gentes y, de esta manera, obtener intereses obscuros ─léase: dinero, templos fastuosos, poder político, parcelitas en los cielos, etc., etc., etc.─. Una religión mutilada se convierte en UN CAMINO CIEGO o un CALLEJÓN SIN SALIDA, y a causa de ello hoy vemos a las masas sociales desinteresadas en las cosas espirituales, pues ven que lo predicado con la palabra no coincide con los hechos. Esto ha sido muy grave, tremendamente grave…

La renuncia a los apegos: Si existe una traba que impide a las almas querer integrarse con lo divinal, esa viene a estar constituida por los APEGOS. El humanoide racional, a causa de su autodesconocimiento sobre sí mismo, no ha sabido cultivar las emociones superiores y, en consecuencia, ha sido arrastrado por las emociones inferiores. Una de esas emociones inferiores está constituida por los apegos. Estamos apegados a nuestra familia ─en lugar de considerar a la humanidad entera como nuestra familia─, apegados a nuestro trabajo de todos los días ─motivados por el Yo del miedo: miedo a no tener dineros, miedo a no tener alimentos, miedo al futuro, miedo al qué dirán, etc., etc., etc.─, asimismo estamos apegados a nuestros hijos ─ignorando que cada persona tiene su propio destino y lo ha de cumplir nos guste o no─…  Y este ha sido el motivo de que muchas almas que tenían valores internos finalmente hayan rechazado el camino por considerar que necesitamos, como las gallinas, tener cerca a nuestros polluelos, todo un error muy lamentable… Estamos apegados a las tradiciones familiares y, de este modo, si mi padre físico es militar pues yo también seré militar, si mi tío es un cura parroquial pues yo también seré sacerdote, si mi familia ha sido siempre comerciante pues yo seré igualmente comerciante… Todas estas estupideces se convierten en obstáculos para lanzarnos en busca de lo eterno, de lo inmutable, es decir, de la Verdad. Hay quienes se jactan de estar apegados de manera fortísima a su famosa PATRIA, cuando nuestra patria debería ser la Tierra. Estas concepciones patrióticas están en la base de muchas guerras que han destrozado a pueblos enteros en el transcurso de la historia y todo ha sido para nada…

La perseverancia: Si existe un ingrediente fundamental en el camino hacia el SER, ese ingrediente se llama PERSEVERANCIA. En el estado en que el ser humano de nuestros días se encuentra es indispensable la perseverancia para poder abatir nuestras energías indeseables y nuestros agregados psíquicos. La entropía se ha hecho un monstruo dentro de nosotros y paraliza, cuando quiere, todo esfuerzo que queramos hacer por cambiar nuestra naturaleza. «Si no cambiamos nuestra naturaleza NO HALLAREMOS LO QUE BUSCAMOS», reza una de las cuatro reglas fundamentales del arte alquímico. No se puede avanzar ni tan siquiera un paso si no somos PERSEVERANTES EN LA ACCIÓN. Esto conlleva hacernos disciplinados en todo momento, no solo a veces. Es importante ser disciplinados en nuestras oraciones, en nuestras prácticas, en nuestras misiones para con la humanidad, en nuestros compromisos, etc., etc., etc. De la perseverancia nacen los TITANES, querido lector. Muchas veces nos entusiasmamos con determinada práctica porque la hallamos interesantísima, pero nos olvidamos de que los resultados no siempre son inmediatos. «Nada se da por regalado», dice el Maestro Samael, y hasta el Reino de los Cielos tiene un precio y se llama PERSEVERANCIA.

La fidelidad: En los misterios es indispensable recordar la imperiosa necesidad de la fidelidad. Esta debe ser tenida en cuenta para con el Gurú que orienta nuestros pasos, para con nuestros compromisos ante la Blanca Hermandad, para con el cónyuge a fin de que podamos ver los frutos del trabajo alquímico, para con el Padre… Aquellos que se engolosinan con cualquier doctrina que promete fenómenos y andan de escuelita en escuelita, deben olvidarse de alcanzar la autorrealización, es imposible. No debemos nunca cambiar nuestra primogenitura por un plato de lentejas. Maestros ha habido que cambiaron su Maestría por querer más poderes metafísicos ofrecidos por personajes que en el fondo eran una trampa en nuestro camino y traicionan de este modo a su Gurú y al camino mismo. Recordemos al Bodhisattva del Maestro Sanfragarata ─David Valencia─, que traicionó al V.M. Samael para irse a engrosar las filas de un mago Negro llamado Omar Cherenzi Lind…

El refinamiento alquímico: Una de las cosas importantes para alcanzar a realizar LA GRAN OBRA INTERIOR tiene por base el refinamiento sexual. Si es el Ego animal quien practica la Alquimia es obvio que nunca alcanzaremos a blanquear nuestras aguas genesíacas, y si las aguas siempre permanecen NEGRAS, alquímicamente hablando, es claro que no habrá entonces ningún avance en nuestro trabajo. Si, por el contrario, es nuestra Esencia quien realiza el sacramento del amor, entonces nuestras aguas alcanzarán el color rojizo al ser fecundadas por la electricidad del Espíritu Santo. De esta manera surgirá en nosotros el despertar del Fuego Sagrado y el correspondiente avance espiritual añadido.

El miedo a la muerte del Yo: Necesitamos ser radicales y determinados en lo tocante a provocar la muerte del MÍ MISMO, del SÍ MISMO, etc., etc. Muchas personas, cuando se enfrentan realmente al YO, terminan retrocediendo ante respuestas instintivas u obscuras del Ego animal. Esto les produce escalofríos, temblores, aparentes fiebres, temores, angustias, soledades, problemas para dormir, etc., etc. El devoto tiene que saber que cada vez que el YO se siente amenazado recurre a muchos trucos o tretas con tal de quitarnos la voluntad de acabar con él. La psicología oficial no conoce para nada la verdadera naturaleza del Yo, y cuando algún devoto acude a los psicólogos lleno de miedo entonces dichos psicólogos o psiquiatras le recomiendan a dicho devoto que viva su vida sin trabas, sin reglas, que les dé rienda suelta a sus instintos porque si no, dicen ellos, terminará frustrado. Allí es cuando la falsa psicología ataca al Gnosticismo considerándolo una secta que impide a los seres humanos vivir una vida tranquila. No olvidemos que la psicología está divorciada de sus orígenes y se limita a recomendar a los pacientes innumerables listas de fármacos, sobre todo fármacos relajantes y para dormir. De esta manera el sujeto humano está idiotizado permanentemente.

El sacrificio por la humanidad: Todos los tres factores que constituyen la Revolución de la Conciencia son IMPORTANTES, empero, el tercer factor ─sacrificio voluntario por nuestro prójimo─ es indispensable, absolutamente indispensable. Solamente pagando nuestras deudas que tenemos acumuladas ante la Gran Ley es posible que esta le dé permiso a nuestra DIVINA MADRE INTERIOR para que nos elimine nuestros agregados psicológicos indeseables. Igualmente, el avance de nuestro Fuego Sagrado está relacionado con los méritos que hagamos ante los ojos del Karma. No existe ningún Adepto que se haya autorrealizado sentadito en una poltrona detrás de su escritorio. Esto no existe. Por otra parte, una forma de romper la LEY DE LA ENTROPÍA dentro de nosotros es, justamente, practicando el sacrifico por la humanidad. No debemos confundir EL SACRIFICO POR LA HUMANIDAD con esa otra cosa tremendamente egoica que sería SACRIFICAR A LA HUMANIDAD, son dos cosas muy diferentes: la primera es altruista y filantrópica, la segunda es absolutamente egoica.

La necesidad de la paciencia: Dice el Maestro Samael que estos estudios son para personas pacientes. Los impacientes deben alejarse de la Gnosis. Aquellos que quieren ver resultados inmediatos de tal o cual práctica, los que andan ansiando poderes, los que quieren llegar a la Maestría de manera codiciosa, terminarán fracasados. El Padre suele ponernos a prueba en nuestro amor hacia Él y en lo referente a nuestra PERSEVERANCIA y, si no damos la talla, el mismo SER nos alejará más y más de nuestros objetivos.

Huir del orgullo y la mitomanía: Estas dos enfermedades psicológicas han sacado del camino a miles y miles de personas. El no querer sacrificar nuestro orgullo místico y nuestra mitomanía o megalomanía ─enfermedades presentes en todo ser humano─ ha provocado que muchas personas de gran valía esotérica hayan terminado fracasando. Recordemos a Simón el Mago, quien a causa de su orgullo místico no quiso seguir al V.M. Aberamentho y terminó involucionando. Recordemos, asimismo, al mismísimo autor del Apocalipsis cristiano, el Bodhisattva del Maestro JOHANI o IOANES, quien estando caído estaba empezando a levantarse del lodo de la tierra y, por orgullo místico, no quiso finalmente seguir las directrices del V.M. Samael; todo esto lo llevó al abismo.

La importancia de la humildad: Decía el Maestro Samael: «Para alcanzar la sabiduría hay que ser humildes y después de alcanzada hay que ser más humildes todavía»… Un proverbio gnóstico dice: «La paciencia es la escala de los gnósticos y la humildad la puerta de su jardín»… Estas frases hablan por sí solas de la importancia de la humildad. La humildad no ama las discusiones, ni las imposiciones, ni la prepotencia, tampoco la intolerancia. La humildad habla cuando tiene que hablar y calla cuando tiene que callar, es la verdadera sabiduría… ¡Importante!: aquel que piensa de sí mismo que es humilde, cuando lo ha pensado, en ese momento ha dejado de ser humilde…..

El control de la palabra: Muchos neófitos no dan importancia al uso del verbo, olvidándose, por tanto, de que el verbo y el sexo son los dos polos de una misma jornada. Según como manejemos el verbo, la palabra, esto repercutirá en el desarrollo espiritual y en el desarrollo de nuestros fuegos secretos. No olvidemos jamás que si un día lográsemos la encarnación de nuestro Cristo íntimo, Él terminará por expresarse a través del verbo. VERBUM EST CODEX, se dice herméticamente.

Aguantar la soledad: Como quiera que no todo el mundo consigue tener en cuenta todo lo que aquí expresamos en renglones anteriores, la consecuencia de ello es que, seguramente, aquellos que sí lo consigan terminen siendo MUY POCOS y eso se traduce en el hecho de que, internamente y externamente, viviremos siempre SOLOS. Pocas personas comprenderán al caminante del sendero hermético. Muchos lo apreciarán, le ofrecerán su amistad, hasta le harán invitaciones a muchas cosas agradables, pero eso NO SIGNIFICA QUE COMPRENDAN A LOS VIAJEROS que enrumban sus pasos hacia el Padre. Normalmente, los que están viviendo el camino deben acostumbrarse a cargar siempre UNA SOLEDAD ESPANTOSA POR DENTRO, aunque estén rodeados de personas por fuera. Así es este camino, estimado lector. El viajero sabe que solo el SER lo entiende y que solamente el SER puede calmar, cuando así lo desee, esa soledad a través de vivencias sagradas en los mundos internos.

Así, por tanto, estas son algunas ─no todas─ de las pautas que hemos de tomar en cuenta para arribar a buen puerto en esta búsqueda de nuestro Vellocino de Oro, nuestra propia Piedra Filosofal.

Os entrego ahora unas frases para la reflexión:

«En esta vida la paciencia ha de ser el pan de cada día, pero la necesitamos en particular para nosotros porque nadie se nos hace tan pesado como nosotros mismos».
San Francisco de Sales

«Los males que no tienen fuerza para acabar con la vida no la han de tener para acabar con la paciencia».
Cervantes

«La palabra es más poderosa que el cañón».
José de Laz y Caballero

«Para ser pesimista basta dirigir una mirada superficial a las cosas: el contraste de luz y de sombra ─más sombra que luz─ se revela inmediatamente aun al sentido menos perspicaz. Para ser optimista es precisa una penetración muy honda y reflexiva de los hechos; es menester hurgar profundamente en las entrañas de la vida y sorprender su lógica maravillosa».
Amado Nervo

ACCIPE DAQVE FIDEM.
─‘Recibe mi palabra y dame la tuya’─.
Kwen Khan Khu