¿Cuándo se adquiere la verdadera madurez espiritual?

¿Cuándo se adquiere la verdadera madurez espiritual? 850 480 V.M. Kwen Khan Khu

Amigos y amigas:

Me apresuro a escribiros unas líneas sobre un tema controversial, me refiero a:

¿CUÁNDO SE ADQUIERE LA VERDADERA MADUREZ ESPIRITUAL?

El tema de la madurez es bastante controversial en lo tocante al ente humano. Esto se debe a que no tiene solamente un componente biológico, sino que, además, tiene enormes tintes psicológicos.

Hay quienes dicen que la madurez llega con los años, mas, sin embargo, en muchísimas ocasiones vemos a adultos de 50, 60, 70 y hasta 80 años cometiendo actos realmente absurdos, todo lo cual nos lleva a la conclusión de que la edad no es un factor decisivo en eso de adquirir la MADUREZ.

Cuando una mujer ha tenido hijos, normalmente se piensa que eso ya le otorga el derecho de tener madurez, empero la realidad nos demuestra que ser madre, en nuestros días, no es sinónimo de madurez. Personalmente conocí a una madre que le gustaba que su propia hija fuera prostituta, ¿entonces qué?

Hay madres que, luego de haber dado a luz a un hijo, sufren entonces un bajón hormonal y sienten ganas de suicidarse. Algunas se suicidan, otras necesitan tratamiento hormonal urgente y asistencia psiquiátrica. ¿Dónde quedó allí la madurez?

Igualmente, los padres de familia de nuestros días, a pesar de ser el eje de la familia, se emborrachan, golpean a sus hijos, a su propia esposa o inducen a sus hijos al robo o a las drogas. Y ¿qué pasó con la madurez que se suponía que deberían tener?

Mismamente, hasta los clérigos o sacerdotes, aparentemente dedicados al estudio de lo divino, ahora se han convertido en pederastas, violadores de menores, pedófilos, homosexuales, etc., etc., y actúan, muchos de ellos, totalmente inescrupulosamente y en nombre de Dios…..

Queridos lectores, si bien es cierto que las hormonas nos incitan o nos inclinan hacia la derecha o hacia la izquierda, lo cierto es que no son determinantes a la hora de hacernos maduros para la vida horizontal y mucho menos para la vida espiritual.

Cuando escudriñamos este tema a la luz de la psicología revolucionaria de la Gnosis y a la luz de los misterios que nos han de permitir alcanzar la cima de la AUTORREALIZACIÓN ÍNTIMA DEL SER, descubrimos que quienes nos pueden otorgar la ansiada madurez anímica son las diversas partes autoconscientes y autónomas de nuestro propio SER. De este modo, por ejemplo, quien ha estudiado en toda su profundidad al Yo de la lujuria, una y mil veces lo ha comprendido y su Divina Madre se lo ha eliminado por misericordia; entonces tendrá la madurez anímica que le hará SENTIR, ENTENDER Y COMPRENDER en los cuarenta y nueve niveles de su psiquis que EL SEXO ES ALTAMENTE SAGRADO y lo único que sentirá en sus adentros será UN PROFUNDÍSIMO RESPETO HACIA LA MUJER Y HACIA DIOS MADRE, porque ambas son partes de una misma fuerza: una que permanentemente vive en los mundos superiores del hiperespacio ─Stella Maris─ y su desdoblamiento en el mundo físico ─toda mujer que veamos─.

Empero, ya sabemos que nuestra Esencia, nuestra Conciencia, es el instrumento de manifestación a través del cual esas partes sagradas de nuestra verdadera realidad podrían expresarse y, desgraciadamente, la Conciencia está atrapada entre los diez mil agregados energéticos indeseables que constituyen nuestro EGO ANIMAL, todo lo cual nos remite a la necesidad imperiosa de MORIR PSICOLÓGICAMENTE para que se activen esas fuerzas sagradas que componen a nuestro Padre que está en secreto.

Realmente, paciente lector, no basta con recibir Iniciaciones de Fuego o Iniciaciones de Luz en este sendero rocalloso, necesitamos desprendernos de manera profunda de las fatalidades de la Bestia cuyo número es 666. Hablando claramente, podríamos aseverar que, mientras existan en nosotros todas las abominaciones que representan al Yo, no podremos alcanzar la madurez necesaria para comprender el misterio de nuestro SER y de su Reino, lo cual debe ser hondamente comprendido.

Esto nos lleva a la cuestión de desintegrar, no solo todos los componentes del Anticristo interior, sino, igualmente, hasta los residuos que normalmente siguen existiendo en un Maestro Autorrealizado. Entonces podemos hablar de la perfección de la Maestría, o de Maestro Perfecto, o quizás de un ISHMESCH.

Es por ello que ha habido hasta Maestros Autorrealizados que luego han sido traicionados por agregados que no descubrieron dentro de sí mismos. Esos filisteos se encargaron de resucitar en esos Maestros los demonios que creían no poseer y, finalmente, perdieron su Maestría.

Cuando existe madurez, esta cualidad esclarece en el Adepto la grandiosidad de la majestad del SER y cada día lo lleva a profundas reflexiones que se suceden en su psiquismo de manera automática. Es así como el Adepto se va desprendiendo de la ilusión de la vida y solo anhela NO SEPARARSE JAMÁS de su punto de partida original, es decir, de su Mónada divinal.

Fue este detalle lo que llevó a muchos Iniciados a traicionar a nuestro Avatara. Y se trataba de personas que, supuestamente, estaban viviendo el camino. Pero resultaron, llegados a un punto, INMADUROS, y semejante debilidad los llevó al fracaso más adelante. Así de simple.

Esta es la razón profunda por la cual necesitamos que nuestras oraciones a Dios Madre, al SER, a las divinidades, vayan acompañadas de un verdadero sentimiento y anhelos de querer cambiar nuestra naturaleza anímica. Para ello necesitamos aprovechar las vicisitudes que iremos encontrando a fin de AUTOBSERVARNOS y AUTODESCUBRIRNOS para entrar luego en hondas reflexiones. Por tal motivo, el V.M. Samael nos insistía en la imperiosa necesidad de practicar los PADECIMIENTOS VOLUNTARIOS y los SACRIFICIOS CONSCIENTES. Igualmente, hemos de recalcar que resulta necesario haber bajado al abismo durante los nueve primeros Trabajos de Hércules ─correspondientes a la Segunda Montaña iniciática─ y también haber logrado superar los OCHO AÑOS DE JOB, para que entonces nuestro rey interior ─el Cristo íntimo─ tome posesión de nuestros vehículos anímicos y se siente en su trono para cumplir su misión.

Recordemos que en una de las obras de nuestro Patriarca ─V.M. SAMAEL─, nos narra él un encuentro que tuvo en el mundo causal con una monja, la cual le entregó la clave para transportar el cuerpo en estado de Jinas. Dicha clave indicaba que era necesario concentrarnos en nuestro FELIPE INTERIOR, llamarlo con muchos anhelos y orarle diciéndole: «¡Al cielito, Felipe!». Esto ─dice el V.M. Samael─ habría de repetirse muchas veces hasta conseguir meter nuestro organismo biológico entre la cuarta coordenada matemática. Ahora bien, observemos que quien le dio tal clave a nuestro Avatara era una simple monja, no era una Maestra Autorrealizada. Entonces, he aquí la pregunta: ¿cómo aquella monja conocía dicha clave?

RESPUESTA: Tal monja gozaba de un porcentaje de Conciencia bastante bueno, estaba bastante MUERTA psicológicamente hablando, y en la susodicha monja se manifestaban partes de su propio SER que le informaban de estas cosas maravillosas… ¡He aquí la importancia de MORIR PSICOLÓGICAMENTE!

Así pues, ínclito lector, recordemos aquella frase que tanto nos repite nuestro adorable Gurú: «¡Solo con la muerte adviene lo nuevo!». De nada nos servirán las adquisiciones de facultades, poderes, etc., etc., si no consumamos la muerte DEL INDESEABLE que llevamos dentro. Esta ha de ser nuestra reflexión diaria.

Os agrego ahora unas oportunas frases enlazadas con esta temática:

«Para el martirio se requiere que haya lucha, es decir, alguien que impugne la virtud o la verdad».
P. Vitoria

«Es el martirio una rúbrica de la fe».
Fray Damián Cornejo

«La muerte es el purgatorio de la vida».
Roque Barcia

«La muerte da lecciones y ejemplos; la muerte nos lleva el dedo por sobre el libro de la vida».
José Martí

«Si quieres saber lo que es la vida pregúntate a ti mismo lo que es la muerte».
Hebbel

QUOD AGAS, ID AGAS.
─‘Lo que vas a hacer, hazlo’─.
KWEN KHAN KHU