Rosa Ígnea

Rosa Ígnea 1577 887 V.M. Samael Aun Weor

Muchos han sido los tratados escritos sobre LA MENTE. Muchas son las afirmaciones que se han hecho sobre este tema desde el mundo intelectual, concretamente desde el ángulo de la psicología y desde el punto de vista de diversas doctrinas metafísicas.

La psicología freudiana fracasó intentando llegar a la profundidad de los misterios de la mente. Creyó Freud que el hipnotismo podía resolver todos los enigmas de la mente y no lo consiguió. Fue Carl Gustav Jung, el eminente psiquiatra suizo y hombre con grandes inquietudes místicas, quien se adentró en el estudio de ese instrumento psíquico que todos tenemos pero que, lamentablemente, no nos hemos tomado la molestia de tratar de comprender.

Jung, conviviendo con los indios navajos de Norteamérica, con los místicos indostanos, con los yoguis de la India, con los sacerdotes taoístas y también con los preceptores chinos estudiosos del I Ching, fue quien llegó a entender en profundidad el funcionalismo de eso que llamamos mente y que tanto apasiona a las escuelas del ocultismo práctico.

No podemos olvidar tampoco que Jung fue el primer científico que tuvo en sus manos uno de los evangelios apócrifos descubiertos en Nag Hammadi en el año 1945, y cuando lo observó y lo leyó exclamó: «¡Dios mío, me he pasado toda la vida tratando de entender la psiquis humana y los gnósticos ya hace dos mil años que entendían y comprendían esta parte anímica del ser humano».

Ahora, amigo lector, el místico más exaltado del siglo XX, el V.M. Samael Aun Weor, hombre de Conciencia despierta en un ciento por ciento, nos entrega en este tratado titulado ROSA ÍGNEA toda la información necesaria para comprender el océano de verdades que envuelve a nuestra mente, a la par de enseñarnos el camino para no solo hacernos dueños de su funcionamiento, sino, asimismo, para llegar a purificarla y convertirla en un transmisor directo de las revelaciones que quiera hacernos llegar nuestro Real Ser interior profundo.

Con este libro, el pseudocultismo de Steiner, Blavatsky, Gurdjieff, Krishnamurti, Charles Webster Leadbeater, entre otros, queda absolutamente caducado y obsoleto, para dar paso a una nueva dinámica metafísica ligada a nuestra energía mental, utilizándola para el conocimiento de nosotros mismos y no para seguirla manteniendo como un inútil campo de batalla que tan solo origina desgracias y toda clase de males sociales…

Con palabras de Hermes Trismegisto, el tres veces grande Ibis de Thot, te invitamos a la lectura de esta singular obra sin olvidar que:

«Cuando la ciencia entre a tu corazón y la sabiduría sea dulce a tu alma, pide y te será dado».

Kwen Khan Khu

*

code