Skip to content
VM Samael Aun Weor: Psicologia Alquimia Astrologia Meditación Cábala Gnosis
El Karma es una medicina que se nos da.

La mitomanía

Imprimir E-Mail
escrito por Samael Aun Weor   

1. LA FÁCIL INCLINACIÓN A LA MITOMANÍA

No está de más enfatizar algo muy penoso que hemos podido verificar a través de muchísimos años de constante observación y experiencia. Quiero referirme sin ambages a la "MITOMANÍA", tendencia muy marcada entre gentes afiliadas a diversas escuelas de tipo metafísico.

Rolin (LA FÁCIL INCLINACIÓN A LA MITOMANÍA)

Sujetos aparentemente muy sencillos, de la noche a la mañana, después de unas cuantas alucinaciones, se convierten en Mitómanos. Incuestionablemente tales personas de psiquis subjetiva, casi siempre logran sorprender a muchos incautos, que de hecho se hacen sus seguidores.

El Mitómano es como un paredón sin cimientos, basta un leve empujón para convertirle en menudo sedimento.

El Mitómano cree que esto del Ocultismo es algo así como "soplar y hacer botellas", y de un momento a otro se declara Mahatma, Maestro Resurrecto, Hierofante, etc.

El Mitómano tiene por lo común señuelos imposibles, sufre invariablemente de eso que se llama "delirios de grandeza".

Esa clase de personajes suelen presentarse como reencarnaciones de Maestros o de Héroes fabulosos, legendarios, ficticios.

Empero, es claro que estamos haciendo énfasis sobre algo que merece ser explicado.

Centros egoicos de la subconsciencia animalesca que en las relaciones de intercambio siguen a determinados grupos mentales, pueden provocar mediante asociaciones y reflejos fantásticos algo así como "espíritus" que casi invariablemente son sólo formas ilusorias, personificaciones del propio Yo pluralizado.

No es, pues, extraño que cualquier agregado psíquico asuma una forma Jesucristiana para dictar falsos oráculos...

Cualquiera de esas tantas entidades que en su conjunto constituyen eso que se llama Ego puede, si así lo quiere, tomar forma de Mahatma o Gurú, y entonces el soñador, al volver al estado de vigilia, dirá de sí mismo: "Estoy Autorrealizado, soy un Maestro".

Débese observar al respecto que de todos modos en el subconsciente de toda persona se halla latente la tendencia a la toma de partido, a la personificación.

Éste es, pues, el clásico motivo por el cual muchos Gurujís asiáticos, antes de iniciar a sus discípulos en el Magismo Trascendental, les previenen contra todas las formas posibles de autoengaño.

El Mitómano presume de Iluminado sin haber liberado la Esencia, sin poseer ni siquiera la Perla Seminal.

El Mitómano quiere estar Iluminado de la noche a la mañana; presume de Sabio, se cree un Dios.

Samael Aun Weor. Misterio del Áureo Florecer- Capítulo 25.


El Orgullo Místico es una característica del FARISEÍSMO interior. Aquéllos que presumen de Iniciados, de Santos y de Sabios, sin haber antes fabricado los Cuerpos Solares, sin haber trabajado jamás en la Novena Esfera, sin haber previamente llegado al Nacimiento Segundo, concluyen renunciando al sexo y desarrollando el abominable Órgano Kundartiguador.

A esos equivocados sinceros es muy difícil sacarlos del error, ésos se sienten supertrascendidos, presumen de Dioses, sin haber puesto su pie ni siquiera en el primer peldaño de la Escala Santa.

Mensaje de Navidad 1967-68. Capítulo 28.

LA FÁCIL INCLINACIÓN A LA MITOMANÍA

2. LA TRISTE REALIDAD DE LO QUE SOMOS

Un angel libera de la carcel (LA TRISTE REALIDAD DE LO QUE SOMOS)

Miremos el Orgullo, por ejemplo. No es solamente orgulloso el que tiene dinero; no es solamente orgulloso el que pertenece a una familia muy "popoff", como se dice; no es solamente orgulloso el que tiene un flamante automóvil, que se siente feliz con él; hay otro orgullo; quiero referirme en forma clara al ORGULLO MÍSTICO. Algunas escuelas de tipo pseudo-esotérico y pseudo-ocultista, dicen: "Mediante la Ley de la Evolución, algún día nosotros llegaremos a ser Dioses Inefables; el hombre está llamado a convertirse en un Dios"...

Claro, enseñanzas así, lo conducen a uno al ORGULLO MÍSTICO, al ENGREIMIENTO ESPIRITUAL, a la MITOMANÍA; porque el hombre, aunque sea muy perfecto, en realidad, aunque llegue a ser un Bodhisattva, no es más que eso: un hombre...

Dios es "el Padre que está en secreto", sólo Él es Dios. El Padre puede tomar al hombre, si es muy perfecto, si es un Bodhisattva, ponerlo en su mente, o ponerlo en su corazón, o ponerlo a trabajar fuera de sí mismo, en algún lugar, para que haga algo; pero que ese hombre, ese "mequetrefe" se sienta siendo Dios, es Mitomanía de la peor clase, del peor gusto.

Los hombres somos hombres; y nada más que eso: hombres. Dios es Dios. Pero nosotros los hombres somos hombres. El que se siente muy Sabio porque tiene algunos conocimientos de Pseudo-Esoterismo o de Pseudo-Ocultismo aquí, en la mente, y piensa que ya es un gran Iniciado, etc., etc., etc., ha caído en la Mitomanía, está lleno de sí mismo...

Cada uno de nosotros no es más que un vil gusano del lodo de la tierra. Cuando digo así empiezo por mí, que me considero eso y nada más que eso: un vil gusano del lodo del mundo...

Dios es Dios, pero eso es Él, ¡allá Él! Nosotros no somos Dioses, somos simplemente viles gusanos del lodo de la tierra, y creernos Dioses es un absurdo, o creernos Sabios...

Así que, en realidad de verdad, mis queridos amigos, estar llenos de sí mismos, tener falsas imágenes de sí mismos, fantasías de sí mismos, no es ser "pobres de Espíritu"...

Cuando uno reconoce su propia nadidad y miseria interior, cuando no se siente tan sublime, ni tan Dios, ni tan Sabio, cuando comprende que es un pecador como cualquier otro, entonces ya no está lleno de sí mismo, y será "Bienaventurado"...

El Quinto Evangelio: La destrucción de nuestra herencia lunar.


Así puede ser un sujeto que cargue allá, la "semillita" de un Dios de la Constelación de Sirio, o cosas así por el estilo; por allá, un discípulo de Sirio; pues en la vida ese sujeto es un cuerpo, tiene un cuerpo que capta determinado tipo de Energías y las transforma y retransmite a las capas anteriores del organismo planetario en que existimos, en que vivimos; eso es un hecho, pero no hay nada más.

Porque carga un germen ahí en sus glándulas sexuales..., podría desarrollarse; mas podría no desarrollarse. Viviendo como cualquier hombre, como un tipo cualquiera, común y corriente, es un cualquiera. ¿Por qué va a tener un karma tan especial o por qué va a ser una especialidad del Universo? ¡Es un pobre tonto, como lo soy yo, como lo puede ser cualquiera! ¡Ésa es la cruda realidad de los hechos! Situémonos en el campo de las realidades y SALGAMOS DE LA MITOMANÍA, por que eso perjudica y está perjudicando al Movimiento Gnóstico.

El Quinto Evangelio: Peldaños hacia la Omnisciencia.

LA TRISTE REALIDAD DE LO QUE SOMOS

3. LA DIFÍCIL SENDA DE LA HUMILDAD

Cuando uno consigue aniquilar el agregado psíquico del Orgullo, entonces cristaliza en nos la virtud inefable de la HUMILDAD...

La dificil senda de la Humidad

Llegada a esta parte de nuestra plática, he de decir que, lamentablemente, muchos textos de tipo ocultista, esoterista, etc., lo llevan a uno al ORGULLO MÍSTICO; y eso es grave...

Connotados autores, muy venerables, afirman que "nosotros somos Dioses", que "cada uno de nosotros es un Dios". Obviamente, esta declaración viene a fortificar en nosotros el Orgullo Místico (que causa mucho daño en la Senda de la Autorrealización), porque uno, engreído, convencido de que sí es un Dios, puede transformarse en MITÓMANO...

Incuestionablemente, no es posible convertirse en un verdadero Iluminado cuando se tiene Orgullo. No podría yo jamás pensar en un Dios borracho, fornicario, adúltero, peleador, egoísta, envidioso, celoso, lujurioso, etc. Cada uno de nos es, en realidad de verdad, todo eso.

Me ha dado mucho dolor encontrar siempre en los textos ocultistas, etc. (sin citar en estos momentos organizaciones, algunas muy venerables), esta tremenda afirmación nociva de que "somos Dioses".

Es mejor ser serios y concretarnos a la realidad de los hechos; mirar lo que somos y no formarnos ilusiones. Comemos, bebemos, fornicamos, adulteramos, odiamos, criticamos, somos celosos, etc. ¿Creen ustedes, acaso, en un Dios así? Mejor es decir: "Somos viles gusanos del lodo de la tierra", y estar convencidos de que lo somos. Si queremos convencernos, bastaría que fuéramos sinceros consigo mismos.

Si examinamos cuidadosamente nuestra existencia, descubrimos que en verdad no es una de las siete maravillas del mundo. Ese examen que hagamos sobre nosotros mismos y de nuestra propia vida, será de maravillosas consecuencias, porque nos permitirá saber lo que somos, entender que no somos más que un pobre pecador, que somos viles gusanos del lodo de la tierra... Así, en esa forma, marcharemos por el CAMINO DE LA SENCILLEZ Y DE LA HUMILDAD.

Cuando uno desintegra en realidad de verdad, ese agregado psíquico del Orgullo, cristaliza obviamente en nosotros la Humildad, que es la virtud más preciosa. Téngase en cuenta de que no solamente existe el orgullo basado en las posiciones sociales, en el capital, en el linaje de familia, etc.; hay un Orgullo mucho peor y más nocivo que todas esas formas que acabo de citar, y es el ORGULLO MÍSTICO: creernos Santos, muy Sabios, el sentirnos Dioses, creer o suponer que nadie es más grande que nosotros, que somos Grandes Iniciados, etc., etc.

Esto es grave, porque en realidad de verdad, el Orgullo nunca permitirá que tengamos correcta relación con las partes más elevadas del Ser. Cuando uno no puede relacionarse correctamente con las partes más elevadas del Ser, tampoco puede gozar de la Iluminación; tendrá que vivir atenido a libros, a leer, a escuchar a los conferencistas, nunca tendrá la experiencia mística de lo Real.

Así que, primero que todo, se hace urgente, en estos estudios, que logremos eliminar de sí mismos el Orgullo Místico, que es el más peligroso; si lo conseguimos, aflorará en nosotros la preciosa virtud de la Humildad.

El Quinto Evangelio: La Necesidad de cristalizar el Alma.

Continuará.

LA DIFÍCIL SENDA DE LA HUMILDAD
AddThis Social Bookmark Button
Comentarios (1)add comment

Jacobo Giron Agudelo said:

 
Soy estudiante de la Gnosis, alumno desde hace más o menos unos dos años
excelentes lecciones de orientación y superación personal.

Fraternal abrazo.

Jacobo Giron Agudelo
November 27, 2014

Escribir comentario

busy
 
< Los Diferentes Yoes   La enfermedad del mañana >

Conocimiento Universal

Ciencia
Arte
Filosofía
Mística/Religión