Skip to content
VM Samael Aun Weor, VM Kwen Khan: Psicologia Alquimia Astrologia Meditación Cábala Gnosis
Las gentes están fascinadas por todas las cosas de la vida. Las gentes se olvidan de sí mismas por que están fascinadas. Las gentes viven y muere soñando

Richard Wagner

Imprimir E-Mail
escrito por Nerea Urcola   

RICHARD WAGNER: BIOGRAFIA Y OPERAS

Richard Wagner

Wagner nació en Leipzig, Alemania, el 22 de mayo de 1813. Su padre, funcionario modesto, murió 6 meses después. Un año más tarde su madre se casa con el actor Ludwig Geyer y se dice que fue él quien le inculcó la pasión por el teatro y las artes. A los 11 años escribió su primera tragedia: “Leubald”. Pero a los 15 años al oir la 5ª Sinfonía de Beethoven, quedó tan impresionado que decidió ser músico, pero no para expresar sus emociones internas, como hicieran Beethoven y su precursores, sino porque consideró a la música como un incomparable instrumento para comunicar al drama calor y vida. Ese es el punto de partida diferencial entre la obra de los dos coloso. Comenzó a componer sin conocer teoría musical ni tocar un instrumento.

Su interés por la literatura le indujo a ser escritor y descubriría en la ópera su ideal puesto que así podría dedicarse a los dos géneros conjuntamente. Como ya veremos llegó a ser un gran compositor, director de orquesta, poeta y teórico musical. Pero su figura ha pasado a la posteridad principalmente por su óperas, en las que a diferencia de otros grandes compositores, asume también, la escenografía, el libreto y la composición musical.

 

En 1813 se matriculó en el Conservatorio de su ciudad natal y Theodor Weinling le inició en esas materias. En 1833 termina su primera ópera, “Las hadas”, pero no fue interpretada hasta medio siglo después. Es nombrado director musical de las óperas de Wurzburgo y Magdeburgo. Entonces escribe “La prohibición de amar”, inspirada en una pieza de William Sakespeare. La presentó en 1863 pero fue acogida con poco entusiasmo. En ese mismo año, se casó con la actriz Minna Planer, reverso egoista de la impenitente idealidad de Wagner. Se trasladaron a Königsberg y a Riga donde Wagner ocupa el cargo de director musical. Tras unas semanas Minna le abandona por otro hombre y aunque después regresa, la relación ya no se compone y transcurre penosamente durante 30 años. En aquel entonces la gente no estaba preparada para comprender sus óperas y no tuvienron mucho éxito. Sumidos en las deudas abandonan Riga en 1839.

 

Fueron a Londres y en el trayecto, debido a una tormenta, casi naufragan, lo cual le inspiró la composición del “Holandés errante o buque fantasma” antes de la partida de Wagner a París, fueron rechazadas sus 3 primeras producciones, ora por la vulgaridad de las gentes, ora por la propia mano del destino. Si la discordia de los actores dió al traste con la representación de “La prohibición de amar” en Magdeburgo, la quiebra más estrepitosa cayó sobre la empresa del Teatro del Renacimiento, en París. En París vivieron un tiempo y Richard tuvo que ganarse la vida orquestando las óperas de otros compositores, lo que hizo que renegara más del gusto musical de lo época.

Richard Wagner

Todas estas desgracias acompañaron siempre a Wagner, hasta que va a Dresde y en 1840 termina su ópera “Rienzi”, cuyo estreno tiene un éxito considerable. Esto le arranca de las tristezas Parisienses, para llevarle de director al Teatro Real de aquella corte. En Dresde permanecieron seis años y puso en escena “El holandes errante” y “Tannhäuser”, la cual fue también un desastre.

Luego se implica en medios anarquistas y en 1849 cuando estlla una revolución, es desterrado de Dresde y huye a Zurich, donde pasó 12 años. Fue cuando se separó de Minna Planer, pues no quiso seguirle. Diríase que es ley inexorable la que sólo el dolor puede engendrar las obras Maestras y que el temple de las Grandes Almas, no puede ser adquirido sin el contraste del frio con el fuego.

Allí en Suiza, cuando la familia acomodada de los Wesendok, le invitó a hospedarse en una casita de campo que tenían en sus propiedades y cerca de los Alpes, aceptó. Allí conoció a Matilde Wesendok, de 24 años de edad y quien admiraba su música. Para él fue como el amor ideal, fruto inasequible en este bajo mundo, pues estaba casada y tenía 2 hijos, aunque no era feliz. Podríamos considerarlo culpable a los ojos de nuestro criterio moral, pero contra el que pocos podrían tirar la primera piedra y que a los ojos piadosos de la historia es merecedor quizá de aquel perdón divino otorgado por Jesús a la Magadalena “a causa de que había amado mucho”. Fue entonces cuando compuso el drama desgarrador de Tristán e Iseo, donde el amor, la desesperación y la ternura desbordan.

Por esa época sus mayores enemigos fueron los profesionales de la época: Meyerbeer, Rossini, Berlioz, Schuman, etc. Sólo Liszt le defendía y decía: “El arte debe a este gran compositor una gratitud eterna”. Cuando Wagner terminó “Lohengrín”, acudió a su amigo Franz Liszt a quien le pide velar porque esta ópera sea representada en su ausencia. Así Liszt dirige el estreno de “Lohengrín” en Weimar, en 1850. Después en 1864, Luis II de Baviera accede al trono con 18 años y admira tanto la obra de Wagner que invita al compositor a Munich, conla finalidad de montar alguna de sus obras. Así Luis II apadrina a Wagner, paga todas sus deudas que eran numerosas y apoya el desarrollo de sus nuevas óperas. En 1865 por ejemplo se representa “Tristán e Isolda” y tuvo un éxito contundente. Además cerraron el Conservatorio para reorganizarlo de nuevo, crearon una escuela modelo y realizaron representaciones de Tannhäuser y Lohengrin. También hicieron política para conseguir sus fines. Pero el pueblo y la prensa exageraron tanto las excentricidades de Wagner y su Protector, que hasta llegó a hacérsele responsable de todas las calamidades del Reino.

El escándalo hace crecer la presión sobre el Rey para que expulse a Wagner de la ciudad. Luis II llega a pensar en abdicar para seguirle a su exilio, pero Wagner le persuade.

Como vemos, la vida de los genios, tiene cosas harto extrañas y dolorosas. Wagner buscó entonces amparo en la siempre neutral Suiza y se estableció en la villa de Triebschen, cerca de Lucerna, donde tranquilo y feliz y secretamente protegido por el Rey Luis II, se entregó al trabajo, para acabar “El anillo del Nibelungo”. Precisamente es la síntesis de todas las artes poéticas, visuales, musicales y escénicas, plasmada en esta monumental ópera dividida en 4 partes, por eso llamada Tetralogía. Se dice que dedicó más de 25 años a la concepción de esta obra, la más ambiciosa de todas.

Richard Wagner y su hijo

Después en 1863 acabó los “Maestros Cantores de Nuremberg” y en ese mismo año se casó con Cósima, la hija de Frantz Listz, a quien dedicó en su cumpleaños, el idilio de Sigfredo, una parte de la Tetralogía, “El anillo del Nibelungo”. Con Cósima tuvo 3 hijos: Isolda, Eva y Sigfredo.

Finalmente gracias a la ayuda financiera de Luis II consigue, inaugurar en 1876 el festival de Bayreuth. Para ello construyó un teatro donde se siguen representando su obras.

En 1877 Wagner inicia su última obra, "Parsifal", tardó 4 años en componerla y se estrena en 1882, en Bayreuth. Parsifal obtuvo un éxito enorme, que arrancó lágrimas a aquel genio tan avezado a la lucha. Poco después del estreno, el Maestro marchó a pasar el invierno a Venecia, como tenía costumbre desde 1879 y allí de modo repentino, le sorprendió la muerte el dia 13 de febrero de 1883, al lado de su esposa Cósima. Fué por un fallo cardíaco. Dos dias después los restos mortales de Wagner eran trasladados a Bayreuth, donde reposan en el jardín de la casita de Wahnfried, bajo un bloque de marmol sin adorno ni inscripción alguna.

LA OBRA

Incluyó en su obra dramáticomusical, muchos mitos germanos con conocimientos Iniciáticos reservados para unos pocos elegido y veladas a los ojos del pueblo ignorante. Estas representaciones enseñaban doctrinas de todos los órdenes: religiosas, científicas, artísticas e históricas. Así pues el drama musical Wagneriano trae en su seno doctrinas iniciáticas y ceremonias paganas, que formaron parte de los misterios de la antiguedad.

El escenario Wagneriano es algo nuevo creado por el coloso; el escenario de los sagrados misterios antiguos, que pudo alzarse al fin en Bayreuth, como él quería. Al comienzo no quería que sus óperas se representaran para todo el público, sino sólo para una élite, después viendo que económicamente las representaciones no se podían sostener, tuvo que acceder a que el público entrara a las mismas. Paul Dukas explica el porqué de la supremacía del teatro de Bayreuth sobre todos los demás, y por qué Wagner daba tanta importancia a que sus óperas se representaran allí. En todos los teatros, el público domina sobre los intérpretes y sobre la obra misma, pero en Bayreuth, la obra lo domina todo y aparece perfectamente realizada, como había sido concebida. Wagner decía que cada vez que se representaba una ópera suya en un teatro, una inmensa amargura se apoderaba de su corazón. Sólo en Bayreuth lograba, que en su escenario especial las obras fuesen bien representadas, si no, corría el riesgo de que sus obras pareciesen defectuosas o incomprensibles.

Richard Wagner Museum

Wagner intuyó con esa superconciencia propia de los genios, que el futuro restauraría los vastos conjuntos de Arte, Ciencia y Magia que se sumaban e integraban maravillosos a los ojos del pueblo hipnotizado, para grabar en sus mentes, las superhumanas realidades del símbolo.

Cuando su madre le mandó a un nombrado colegio de Dresde, enseguida dio muestras de una gran facilidad e interés por las lenguas antiguas. Se ocupa mucho de estudiar los Eddas Escandinavos que después refleja en sus obras como: “El anillo del Nibelungo” o “Los Maestros Cantores de Nuremberg”.

Como ya hemos visto parece que sólo el dolor puede engendrar las obras Maestras. Efectivamente, Wagner, por cada amargura experimentada nos ha dado una obra Maestra. Sus ensueños infantiles nos dieron “Las Hadas”; sus primeros latigazos del sexo ”La prohibición de amar”. Sus sentimientos revolucionarios y tribucinios, “El Rienzi”. Su conato de naufragio “El buque fantasma”. Su vida de París y sus rebeldías contra el karma, su “Tannhäuser”. Las bellezas incomparables de Suiza y las nieves de sus montañas, al blanco y puro cisne de “Lohengrín”. Su desgraciada pasión por Matilde Wesendok, el drama desgarrador de “Tristán e Isolda”. Sus profundos conocimientos de la música medioeval, amasados con la ironía cruel de su existencia y en contra de las viejas rutinas del arte de su tiempo, cristalizaron en sus “Maestros Cantores”. Su obra sintética de tradiciones y leyendas nos dio la “Tetralogía” y en fin, sus anhelos de liberación y sus heridas a lo Anfortas relativas al sexo, dieron vida a las sublimidades religiosas de “Parsifal”.

Aparte de narrar las circunstancias que resultaron siendo la inspiración para el coloso, obviamente cada ópera de éstas tiene su simbología alquimista y kabalista, que Mario Roso de Luna se ocupa de explicar con mucho detalle, pero desgraciadamente sería demasido extenso para tratar en este trabajo.

El Maestro Samael en su obra el "EL PARSIFAL DEVELADO" precisamente nos devela también toda la simbología contenida en esta ópera. Veamos ahora lo que él dice acerca de Wagner y su Parsifal:

A todas luces resalta con entera claridad meridiana, que Wagner fué un Gran Iniciado, un esoterista de fondo, un auténtico iluminado. En todas sus óperas existe ciencia, filosofía, arte y religión. Este gran músico, parece haber escudriñado antiquísimas escrituras religiosas. Lo que más asombra es la magia innata, de donde la sacó?. Misterios Mayores que el vulgo no entiende.
Bayreuth - Richard Wagner

Si Wagner no hubiese prohibido la escenificación de su magnus opus, el Parsifal, fuera de Bayreuth, el mundo la hubiese conocido antes. Afortunadamente y para bien de la Gran Obra del Padre,la voluntad del inmortal músico no pudo cumplirse, porque sobre ella están los tratados internacionales relativos a la propiedad intelectual; es obvio que en Alemania la protección legal de las obras concluye a los 30 años de la muerte de su autor. Como quiera que el 1º de enero de 1914 se cumplieron los consabidos 30 años, el mundo pudo conocer esa obra magistral. Causalmente coincidió con que en ese año dió comienzo lº 1a guerra mundial. Es indubitable que el Evangelio Wagneriano resuena en los campos de batalla, es catastrófico, terrible, resplandece glorioso entre la tempestad de todos los exclusivismos.

Es lamentable que la viuda y el hijo de Wagner junto con algunos otros músicos alemanes hubieran intentado modificar la ley sobre propiedad intelectual, con el propósito de limitar la representación de Parsifal exclusivamente al viejo Teatro de Bayreuth. El fracaso de estas personas, fue una alegría para todos aquellos públicos que pudieron conocer la Obra, pues se representó en todos los teatros de Europa. Las obras magnas no pueden se limitadas ni en el espacio ni en el tiempo. De un artículo periodístico entresacamos lo siguiente: “El asunto de Parsifal surgió en la mente de Wagner en 1857, suspendiéndolo varias veces, hasta que por fin, lo terminó el 23 de febrero de 1877. Después comenzó a trabajar seriamente en la partitura en otoño de 1877. La obra quedó definitivamente terminada el 13 de enero de 1882. Después se estrenó el 26 de julio de 1882 en el teatro de Bayreuth."

Al igual que las óperas de Wagner, las demás óperas de otros autores clásicos guardan una gran simbología en su interior. Además de instruir a los 5 centros inferiores y a los 2 superiores (pues llevan implícita una enseñanza para la conciencia), son un auténtico regalo para el Alma de todos aquellos que aman la música clásica. Por si fuera poco son una alternativa interesante de entretenimiento ante tanta película y programación mediocres.

Algunas óperas notables:

Beethoven: Su única ópera Fidelio.

Mozart: La flauta mágica, Don Giovanni, Las bodas de Fígaro, Idomeneo, El rapto en el serrallo, La clemenza di Tito, Il Re Pastore, Così Fan Tutte.

Carl María Von Weber: El cazador furtivo.

Monteverdi: Il ritorno d'Ulisse in Patria

Gluck: Ifigenia en Táuride, Orfeo y Euridice.

Gounod: Fausto

Cimarosa: Il matrimonio segreto

Haendel: Agripina, Alcina, Rodelinda, Teseo.

Vivaldi: Orlando furioso.

Música Clásica
Wagner, Richard
AddThis Social Bookmark Button
Comentarios (2)add comment

Alice said:

 
En el tercer párrafo han puesto "En 1813 se matriculó" y en ese año Richard Wagner nació.
¿Está bien?
February 24, 2013

CANDE said:

 
LAS OBRAS DE RICHAR WAGNER ESTA BIEN
ME ENCANTA LA BIOGRAFIA DE EL
March 27, 2013

Escribir comentario

busy
 
< Maria Magdalena   Mahatma Gandhi- El Apóstol de la Non-Violencia >

Conocimiento Universal

Ciencia
Arte
Filosofía
Mística/Religión